lunes, 8 de junio de 2009

Periódicos en papel digital


Leyendo a Wicho en Microsiervos y dándole vueltas a la crisis de los medios tradicionales de comunicación por la obtención gratuita de información, no he podido dejar de imaginar qué me tienen que ofrecer para que yo pague. 

Ya he comentado que en mi caso la música lo tiene crudo, sé que sólo pagaré por ella en directo, no porque la descargue sino que, para lo que la consumo, la oferta gratuita para mí es más que suficiente.

Al cine voy todo lo que puedo. No es mucho, pero la inmensa mayoría de las películas que me apetecen quiero verlas en pantalla grande. 

Mi siguiente soporte preferido es la alta definición en televisión. Por ambas cosas, pago. 

Creo que la esperanza pasa aquí por la calidad del espectáculo, no necesariamente por el 3D. Está claro que 170 películas españolas al año son demasiadas para que ofrezcan ese nivel. Echarle la culpa al pirateo exclusivamente es no querer ver el problema, y las gafitas no son la solución.

De los libros, mejor no digo nada. Ya metí suficientemente la pata con los periódicos. ¿Cómo iba yo a abandonar el papel? Pues en la prensa, sí, lo he hecho. Después de más de quince años trabajando al lado de una rotativa, leyendo y ojeando siete u ocho periódicos diarios. Hoy prefiero la red. Así de simple.

¿Qué me tendría que ofrecer la prensa? ¿Más calidad? Sin duda, mejor periodismo, no obsesionado por hacer páginas, más maduro y mejor preparado. Pero, lo reconozco, no sería suficiente. 

Y en esto aparecen los e-books y los web-tablets. Y me imagino, como comenta Wicho, una especie de iPod Touch más grande, quizá flexible como lo viejos proyectos del MIT, naturalmente de pantalla táctil, sin brillo y muy ligero. Precio: no más de 250-300 euros.

Los periódicos podrían regalarlo a sus suscriptores (ya han regalado desde bicicletas de montaña hasta hornos microondas) y en ellos se recibiría la información, quizá con un diseño nuevo o con el actual pero adaptado a la pantalla táctil, incluida la publicidad. Yo sí querría tener uno. Sí pagaría por ese ejemplar diario, por esa edición dominical. Incluso aunque el dispositivo sólo valiera para una exclusiva cabecera. El periódico se ahorraría tanto dinero en costes de producción y distribución que bien le compensaría la promoción del regalo del dispositivo. Las administraciones ayudarían, sin ninguna duda, aunque esté prohibido, como siempre. Y lo lectores acostumbrados al papel y que por edad son reacios a internet se adaptarían mucho más a una pantalla sin brillo, con una duración de batería de varios días, con tamaños de letra ampliables. Las posibilidades publicitarias, en general todas las posibilidades multimedia, se multiplicarían. 

Alguien debería intentarlo. Al menos como período de transición. A no sé dónde.

5 comentarios:

  1. Bajo mi punto de vista, el problema de todo esto es parecido al de la música. La industria se empeña en seguir explotando un modelo de negocio que les dio mucho dinero algún día, pero que hoy ya no se sostiene, pues los tiros van por otro lado.

    Iniciativas como iTunes o Spotify le están abriendo un camino en internet a la industria discográfica que por sí misma se negó a explorar. Otras, como la de Radiohead con "In Rainbows", supongo que le darán algo más de miedo... Algo parecido a la guerra entre blogs y prensa "seria".

    Creo que la prensa tradicional está aprovechando poco las posibilidades que internet les puede dar para ingresar dinero.

    Al menos por estas latitudes muchos están más pendientes de seguir chupando de las mismas tetas de siempre antes que de adaptar sus modelos de negocio a los tiempos que corren...

    A ver cómo termina esto

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, por descontado que yo también querría un chisme de esos. El otro día tuve uno Sony en la mano y es una gozada.

    Era de los más sencillos, pero aun así estaba chulo.

    ¿Cómo sería el perfecto para mí? Uno con conexión a internet, la posibilidad de agregar feeds y que permita tomar notas.

    De todas formas, ¿sería el camino para las editoriales? Los libros también se bajan de la mula... :P

    Y libros con anuncios? Ya ha habido experimentos de product placement en libros...

    Saludetes

    ResponderEliminar
  3. ¿Y si sólo fuese un lector de las publicaciones que edite el que te lo regala? Imagínate, El País te regala un chrunchpad si te suscribes. Y en él lees el periódico, los dominicales y lo que Prisa te ofrezca. Con posibilidades multimedia para la publicidad.

    Hombre, si sirve para más cosas, genial. Pero yo, con sólo eso, creo que ya picaría.

    ResponderEliminar
  4. Seguramente sí aceptaría, básicamente porque pronto habría algún friki capaz de desbloquearlo para que el chisme fuera libre :P

    Amazon consiguió esa exclusividad con su Kindle, pero es que su catálogo no se basa en una sola publicación.

    Y ahora dime tú, y si lees varios periódicos al día?? Querrías tener (y cargar encima) varios aparatos para leerlos? Cuál es el avance entonces??

    No sé, no sé...

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón con lo de los varios periódicos. Eso hasta podría ser un argumento para el que primero lo haga, aunque tarde o temprano el aparato acabaría por ser abierto. Sería como el deco de Digital +. De hecho durante un tiempo el negocio consistiría en ir incorporando publicaciones, como canales a la plataforma.... Oye... qué tema tan interesante... Por qué no te vuelves a la Facultad, ;-)

    ResponderEliminar

Mi Twitter

    follow me on Twitter