Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2010

Un poco de proporción, por favor

Unos días de paréntesis porque bloguear es casi incompatible con "pontificar" en persona, quiero decir que me aburro de mí mismo. Tanto discutir sobre controladores, Wikileaks, dopaje,  cierre de medios de comunicación, etc, a uno le quedan pocas ganas de llegar a casa y darle a la matraca una vez más. Sobre todo cuando las estadísticas dicen que el morbo de saber si Antonia San Juan es  hombre o mujer proporciona ya el 30 por ciento de las visitas. Qué ánimos. Pero bueno, si escribo es por matar el gusanillo periodístico y aunque llevo un trimestre matándolo haciendo informativos con estudiantes (toda una experiencia) me pongo de nuevo a ello con una idea que me viene rondando en la cabeza desde hace días:

La desproporción.

Todo empezó con una anécdota doméstica. Si usted es padre o ha sido padre de adolescentes sabrá perfectamente de lo que hablo. Un adolescente es la representación viva de la desproporción. Reacciona desproporcionadamente, sufre, ríe, duerme, come, crece …

Apuntes sobre controladores, gobierno y país

Los controladores son una casta que cobra demasiado. Quizás también trabajen demasiado. ¿Quién es el responsable?

Nadie tiene derecho a hacer una huelga salvaje.

Nadie debería estar obligado a trabajar más horas que las que ha firmado en su contrato.

El primer presidente del Gobierno que declara el estado de alerta en esta democracia no lo anuncia en persona, utiliza un portavoz.

Ya no es nuevo comprobar la importancia de las redes sociales en situaciones de crisis.

La pérdida de nervios hace decir tonterías a la gente, a veces produce linchamientos, a veces permite que los que gobiernan aprovechen la coyuntura para acabar con derechos y libertades.

Los controladores en huelga salvaje no son unos terroristas ni unos secuestradores, por no ser ni siquiera son esos piquetes que cortan las carreteras, se limitaron a no ir a sus puestos de trabajo, igual que los del Metro de Madrid, y provocaron el mismo caos que provoca cualquier otro cierre del espacio aéreo. Su actitud es gravísima des…

La "subcircunscripción" femenina

Supongo que todavía me siento un periodista infiltrado en la Universidad pública española y que algún día caeré en la tentación de hacer ese reportaje, documental o lo que sea sobre muchas de las cosas que me hacen abrir la boca como un pasmón. Mientras tanto voy usando este blog como terapia. Hoy me ha dado un nuevo ataque de piojos:

Elecciones a claustro en la Universidade da Coruña.

En mi circunscripción se presentan 6 hombres y 2 mujeres, hay que votar a cuatro, pero tienen que ser como máximo 2 hombres y 2 mujeres.

Han creado la subcircunscripción femenina.

No sé si esto es legal, constitucional, moral, discriminatorio positivo o negativo, políticamente correcto, de género idiota... ya no sé nada.

Sólo siento vergüenza.

Mi prima de riesgo y el diferencial alemán

Yo también tengo una prima de riesgo que vive en España y otra que vive en Alemania. Sus vidas tienen un diferencial de unos cuantos puntos básicos: sus sueldos, el precio de sus viviendas, su capacidad tecnológica y de comercialización internacional, sus impuestos y lo que reciben a cambio. Puede sonarles a cuento, parábola o fábula, pero no, es pura realidad, no una entelequia financiera.

Mi prima española tiene que trabajar muchas horas más que la alemana para ganar la mitad o, para ser más exactos, una tercera parte. Si habla en términos de competitividad, calidad o cualquier otro gran concepto terminado en -ad le creen menos que a la alemana. Será porque en su vocabulario son más frecuentes palabras tipo mortadela, hipoteca o paro en vez poner en valor, CRM o hedge funds. Ha tardado casi diez años más en tener hijos y quince en salir de casa de sus padres. El riesgo de mi prima española es que el año que viene le bajen más el sueldo, aunque no es funcionaria, o directamente que n…