Ir al contenido principal

Identidad personal y listos del marketing en la Red

En el mundo de las redes sociales hemos perdido el miedo a utilizar nuestra identidad real. Parece que se acabó eso de esconderse detrás de un nick protector con el que dar rienda suelta a nuestras opiniones sin tapujos, a nuestras obsesiones o cabreos, a nuestros más bajos instintos. Como cuando conducimos con un dedo en la nariz, no dejamos pasar a nadie o maldecimos al imbécil que va delante. El nick, la armadura que nos hace irreconocibles y que podíamos cambiar en función del foro de turno para adoptar personalidades diversas, impudorosas o abiertamente falsas, ha dado paso a la reivindicación del yo público, en faceta profesional o personal, a las relaciones públicas ciberencorsetadas, a la "netiqueta" que decimos los antiguos de Internet. 

Contamos lo divertidos que somos, coleccionamos amigos, presumimos de contactos o de estar a menos distancia de la Reina de Inglaterra que otros. Y hasta nos fastidia que alguien se llame igual, que tenga la osadía de haber registrado un dominio o el perfil de Facebook con nuestro nombre y apellidos. Hemos pasado del disimulo a la ostentación del yo, reivindicamos nuestra identidad, a veces un poco exagerada, otras un poco tímida, como en la vida real, es que es la vida real. 

Cada uno decide lo "famoso" que quiere ser, lo público o lo privado, lo discreto o lo "bocazas". Pero igual que nunca sabemos quién nos puede estar escuchando en un restaurante o en un bar, en el mundo de las redes cualquiera puede utilizar la información que facilitamos en beneficio propio. Es lo que le ocurrió, según él y según los medios de comunicación que lo difundieron, a un estadounidense que se ha hecho famoso  porque dijo en Internet que estaba de vacaciones y los ladrones aprovecharon para robarle en su domicilio. O fue casualidad, claro. Resulta casi más verosímil que los cacos hayan utilizado el sistema de siempre: controlar la casa un tiempo y cerciorarse de que el golpe les compensaba. Lo de andar siguiendo a las posibles víctimas en Twitter parece sofisticado de más para unos destripapuertas.

En realidad, el hecho de que este suceso se haya convertido en noticia internacional no hace más que demostrar que el cambio del comportamiento sobre la identidad y la visibilidad personal es una de las últimas revoluciones que sorprende al público. Provoca desde el chascarrillo a la desconfianza. Como todo lo nuevo. No sé por qué, pero sospecho que la víctima del robo podría ser un agente de marketing viral de Twitter en cuya argucia han caído la NBC, ABC, CNN o Fox. 

Vaya, me acabo de dar cuenta de que somos muchos los que pensamos lo mismo. Sólo hace falta leer los comentarios a la noticia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…