domingo, 14 de junio de 2009

Waltzing Matilda

Un operador de telefonía, Orange, tiene en pantalla un anuncio con la canción australiana Waltzing Matilda. Se trata casi un himno oficioso del país continente. Narra las aventuras de un jornalero que muere en un lago huyendo de la policía por haberse comido un cordero. Una canción pegadiza, en una versión cantada por niños que era utilizada en una serie bastante floja de los años ochenta, "El Valle Secreto". Desconozco el motivo por el que la operadora ha escogido la melodía pero me ha parecido muy curiosa la reacción de la audiencia en internet, porque en el fondo a mí me ocurrió lo mismo: una especie de alegría nostálgica. Podría ser normal porque al fin y al cabo en los ochenta mi generación, la del baby boom de los sesenta, era veinteañera y los recuerdos nos hacen sonreír. Pero lo llamativo es que a mis hijos también se les contagió la melodía con la misma sonrisa, y por lo que se ve a los internautas también.

Y pensaba todo esto cuando al empezar el partido de fútbol de la selección española sonaron los himnos. Qué tontería, ¿verdad?

3 comentarios:

  1. pues a mi me gustaba la serie... se ve que a ti te pilló algo mayor ya :)

    ResponderEliminar
  2. El "walthing Mathilda" es en la práctica el himno oficioso de Australia. La canción tiene decena de versiones y es reconocidísima y muy popular en el mundo anglosajón.

    Y si, los hinchas de las diferentes selecciones deportivas australianas lo cantan enfervorizados durante los partidos.

    La canción se hizo más popular aún durante la primera guerra mundial, cuando los australianos pagaron un enorme precio de sangre como miembros de la Commonwealth y en apoyo de su gracisa majestad. Sin ir más lejos, sus notas sonaron muchas veces durante el desastre de Gallipoli frente a los Otomanos.

    Años despues, cantaban de nuevo en el Alamein, cuando eran de los pocos que les aguantaban el tipo a los Afrika Korps de Rommel.

    ResponderEliminar
  3. Y si, crecí con la serie (la nostalgia no me permite valorar si la serie era tan floja, aunque así lo supongo)

    En definitiva, el tema me toca el corazoncito y como comentas lo hace con un montón de gente.

    Todo esto me invitan a pensar en el tremendo poder que tiene la televisión y su capacidad para apelar al imaginario y las sensaciones de la gente.

    ¡Como pasan los años!.

    ResponderEliminar

Mi Twitter

    follow me on Twitter