jueves, 11 de junio de 2009

Blogs de empresas contra medios

Que los periodistas recibamos algo de nuestro propia medicina no es del todo malo. Es una experiencia por la que deberían pasar todos los aspirantes a ejercer la profesión. Ver tu cara en una portada bajo un titular acusador, leer tu nombre en una columna sádica o burlona, que digan de ti verdades calumniosas del estilo de "ayer no se drogó, ¿no?". Durante un tiempo yo usé la "broma" en clase; los alumnos se veían a si mismos en la pantalla o en el papel tratados con demagogia, imprecisión (no hacía falta si quiera que fuera malintencionada), protagonizando "noticias" capciosas o recibiendo abiertamente calumnias exageradísimas que provocaban la risa de toda la clase, aunque al estudiante en cuestión se congelaba la sonrisa... Así aprendemos que la herramienta que manejamos tiene una enorme capacidad para hacer daño. Social y, sobre todo, íntimamente.


Pero lo que ha hecho la petrolera brasileña Petrobras con su blog aporta un grado de perversión que, con sinceridad, creo que sólo se le puede haber ocurrido a un retorcido periodista cambiado de bando.


Petrobras decidió difundir en el blog todas las preguntas que le hacían los periodistas y sus respuestas antes de que fueran publicadas por los medios correspondientes. Adiós exclusividad, adiós a la competencia entre medios. La empresa asegura que es un ejercicio de transparencia que le protege del tratamiento inadecuado a sus declaraciones. De paso también consigue que se le pregunte menos.


No es la primera vez ni será la última que las fuentes utilizan los medios directos para "defenderse" de los periodistas, grabándose a si mismas para demostrar lo que de verdad dijeron, por ejemplo, o compareciendo en radio o televisión para adelantarse a la prensa del día siguiente. Con Internet, ya sea mediante blog o IpTV, pasando por las "newsroom" o cualquier otro modelo, los periodistas hemos perdido definitivamente el control. Esto no es malo. Como con el ejercicio de clase, así se aprende prudencia y responsabilidad. Lo malo es que si los periodistas somos como somos desde un punto de vista ético (no es para presumir, pero algo de ética tenemos), cuando las grandes corporaciones decidan pasar al ataque periodístico lo de Pedro J. (aquello de hace años, sí) va a parecer una chiquillada.


PD: Ante las críticas a la política de su blog, Petrobras decidió cambiar su estrategia y no publicar las preguntas y respuestas hasta las cero horas del día en que el medio publique la información.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi Twitter

    follow me on Twitter