Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2012

La maldad

En una conversación de bar, comentaban a mi lado el posible origen de uno de los peores incendios del verano: el que quemó más de 15.000 hectáreas en Castrocontrigo (León), muy cerca de mi pueblo. En la zona viven del pino y de los níscalos, y no dejan que nadie ajeno vaya a cogerlos. Según el contertulio, no sería extraño que alguien cabreado, muy cabreado por no dejarle ir a setas hubiese esperado a vengarse plantando fuego.

La teoría podría admitirse como un ataque de furia de no ser que los níscalos salen en otoño y el fuego en agosto. Si el causante, como el de tantos otros, recurre a la venganza de este modo, meses después, no es un calentón, ni un ataque de furia irreflexiva. Responde a la maldad.

Si un padre, cualquier ser humano pero un padre mucho peor, mata a sus hijos incinerándolos en un horno tras dormirlos con barbitúricos para hacer daño a su ex mujer, no es un enfermo, ni ha perdido el control, no hay pasiones ni irreflexión. Hay maldad.

Los malos existen y rara vez l…

Pedir perdón en la estrategia de comunicación

Si a las personas les cuesta pedir perdón, a las organizaciones más. En apenas unas semanas en España hemos asistido a dos sorprendentes peticiones de perdón institucionales: la del Rey y la de Novagalicia Banco. Detrás hay una estrategia de comunicación, expertos asesores que ayudaron a tomar la medida y seguramente redactaron cada coma del mensaje. ¿Es acertado considerar esta opción desde el punto de vista de la comunicación corporativa?

Pedir disculpas implica asumir culpas. Esta obviedad lingüística tiene consecuencias legales. En muchas organizaciones donde el dircom, portavoz, jefe de prensa, etc (que no es lo mismo, pero es igual) sea un abogado, pedir perdón difícilmente será tomado en cuenta. Y al poderoso, del nivel que sea, le gustará que se presenten motivos objetivables y técnicos para no tener que tragarse el orgullo.

Si el asesor tiene formación en psicología o sociología, incluso en política, lo más probable es que defienda el perdón como facilitador de las relacione…

25 formas de engañar a los estudiantes

1. Convencerles de que la Universidad favorece la "empleabilidad".
2. Prometerles que la Formación Profesional es una buena forma de acceder a la Universidad.
3. Explicar que un ciclo medio de FP proporciona salidas académicas
4. Ponerles más de una docena de asignaturas por curso en casi cualquier nivel.
6. Examinar de teoría a los niños en Educación Física.
7. Darles clase de flauta.
8. Hacerles creer que los profesores saben de qué hablan aunque les hayan adjudicado la docencia de cualquier materia unos días antes de empezar el curso.
9. Empezar el curso Universitario antes de que se celebre la Selectividad.
10. Ponerle nombres a los títulos o a las asignaturas que no se corresponden con el contenido.
11. Obligarles a que tomen apuntes de textos que pueden encontrar en Internet.
12. Aprobarles inglés durante 13 años sin que sepan inglés.
13. Darles clases de software de Microsoft diciendo son clases de tecnología.
14. Seguir hablándoles de libros que ni han leído los prof…

La felicidad

Bueno, bueno, bueno. Más pobres, endeudados, recortados. Todo sigue cayendo por la mista cuesta abajo. Mis conocidos ya no quieren hablar de economía. Prefieren el tiempo, el fútbol, los hijos, la salud... la felicidad.

Una pachanga con amigos de tu mismo nivel.
Una cerveza a la sombra un día de sol, con una buena conversación.
Revolcarte en la cama... haciendo cosquillas a tus hijos.
Pasear con tu perro por un monte espectacular.
Perderte con la moto por una carretera desierta.
Que te salga perfecta esa canción con la guitarra, el violín...y el resto del grupo.
Un trabajo redondo, cualquiera, de esos que lo notas... Y si además lo notan los demás, ya es la leche.
Que alguien te diga, diez años después, y sin necesidad alguna, que se acuerda se ti, que le ayudaste, que le influiste para bien y que ahora es un gran tipo que hace lo mismo a los demás cuando puede.
Un beso de tu madre, una mirada de orgullo de tu padre, un abrazo de cualquiera de los dos.
Dar todo lo que tienes a alguien…

El plantón de los rectores

En muchas ocasiones les he acusado de no defender los intereses de la Universidad, así que tengo que admitir que el plantón de los rectores españoles al ministro de Educación ha sido un gesto de dignidad plausible (digno de aplauso, vamos). Claro que el propio Wert o la prensa pro gubernamental, e incluso quienes estén en contra de los "señoritos" universitarios pueden criticarlos. Al fin y al cabo son cargos políticos elegidos por sufragio universal entre los catedráticos de sus respectivas instituciones por profesores, estudiantes y personal de administración y servicios. Y muchos de ellos con el apoyo obvio del partido de turno. Por eso hasta ahora nunca habían sido capaces de tomar una decisión tan unánime y tan brusca ante un ministro. Así que imagínense qué habrá pasado para que en todos estos años de aberraciones universitarias no haya ocurrido lo de esta semana.
El ministro justifica sus decisiones, que más o menos se resumen en subida de tasas, de horas docentes y …

Salir bien en la foto

Vengo de la ITV, esa especie de oficina de Hacienda con pinta de taller. Miro a los inspeccionados. Somos casi todos mayores, incluso muy mayores. Bajamos de los coches un poco atolondrados. Avance, pare, abra el capó, pise el freno, mueva el volante, intermitente, avance, pare, encienda luz de cruce, baje... Se puede hacer un tratado sociológico viendo las expresiones de las caras. O el estado de los vehículos. Después pienso que lo mismo ocurre cuando entras por primera vez a un gimnasio. O a un país. De un golpe de vista recibes tanta información curiosa que se apelotonan las opiniones. Pero más que un tratado, lo que haces es una foto.

Me quité la barba hace unos días. Es como el Guadiana, no crean, desde hace 30 años. Pero un amigo me dijo ayer: "Chico, no te conocía tan afeitado. ¡Cambia la foto del Twitter!" De pronto me percaté de que la foto tiene ¡cinco años! Prefiero pensar que soy un perezoso, pero a lo mejor soy un coqueto. Sobre las fotos en redes sociales sí q…

Las estrategias digitales de los medios

Cambiar la cultura de cualquier empresa siempre resulta complicado y las empresas informativas no son una excepción. Un periódico siempre será un periódico. Pueden añadirle una radio, una tele o una web, pero la Redacción principal siempre será la del diario impreso. Lo mismo ocurre con las radios o las televisiones: sus webs o apps de tabletas y teléfonos son complementarias, promocionales o simplemente meros canales a través de los cuales emitir su señal y, por si fuera poco, con muchas restricciones legales y mercantiles. Y más ajeno resulta el zumbido de las redes sociales, por mucho community manager que se contrate o por mucho hashtag que se publicite desde el programa de turno para ser trending topic.

La audiencia de la televisión comercial quiere entretenimiento gratis y no le importa demasiado que le corten en cualquier momento a anuncios. La de la prensa ni se sabe, aunque se supone que periodismo de calidad pagando muy poco y con cada vez menos publicidad. La de la red lo q…

InfoTabment

Los medios siguen haciendo pruebas con sus versiones de tabletas. Han comprobado que los lectores de papel, los espectadores de televisión, los usuarios de webs periodísticas y los consumidores en general de noticias, crónicas y reportajes tienen actitudes diferentes y a la vez convergentes cuando utilizan, por ejemplo, un iPad. Interactúan, pero no tanto como en la web, ven vídeos pero no tanto como ante la TV, leen pero no tanto como en papel. No están en una mesa, ni necesariamente en un salón, se toman más tiempo que con un móvil y existe un cierto componente de relax activo. El uso de la tableta mezcla como nunca antes la información, el entretenimiento y la interacción. Es lo que podríamos denominar infoTabment, el equivalente en la tableta al infotainment, aunque no tanto como género sino como actitud del consumidor del producto.

Uno puede estar en su butaca viendo un noticiario, puede leer la prensa en un café, navegar en un portátil o tuitear con el smartphone. Mentalmente la…

El plan para desmontar la Universidad

Primero redujeron las Licenciaturas de cinco años a cuatro. Como multiplicaron el número de Universidades, de titulaciones y de asignaturas por curso, la atención se desvió y no ocurrió nada.

Después redujeron el número de horas dedicadas a clases. Si en una carrera en la Ley de Reforma Universitaria (LRU) de cuatro años un estudiante recibía unas 3.000 horas, con los Grados de Ley Orgánica de Universidades (LOU) se convirtieron en unas 1.500.

Como los profesores daban las mismas horas, nadie puso el grito en el cielo. Repetían las prácticas en grupos más reducidos y listo. Los estudiantes reciben menos clases pero más personalizadas, decían, y coló.

Después incorporaron a todos los Grados Proyectos Fin de Carrera, ocupando a veces medio o hasta un cuatrimestre entero. El número de créditos es el mismo que el de una, dos, tres o más asignaturas. Pero no hay clases. Así que tampoco hay profesores.

Y las prácticas en empresas también las contabilizaron en créditos como si fueran clases.…

Algunas ideas que nos inoculan

De pronto, casi todo el mundo parece estar de acuerdo en muchas cosas. Una de ellas, por ejemplo, que es bueno fusionar bancos, cajas, ayuntamientos, provincias, universidades... ¿Para cuándo Estados, autonomías, hospitales, colegios, policías, bomberos, tribunales, ejércitos, redes de carretera, estándares de televisión o telefonía, impuestos o clubs de fútbol? No, eso no está en la agenda.

En otros momentos históricos la moda era la división con idéntica excusa: la eficiencia. Y así pasamos de los portaaviones a las "zodiac" una y otra vez. Como siempre, sin reparar en que hay charcas y océanos. Entrar en detalles da una pereza...

Que la cuestión pendular de trazo grueso anime conversaciones de bar, aunque estén emitidas por antena, u ocupe titulares de espacio reducido es comprensible. Que los gobernantes y responsables en general tomen decisiones con esta actitud me aterroriza tanto como que me operen con azadón en vez de bisturí.

Pero como uno va perdiendo la fe en la r…

Lo que no queremos hacer por ideología o interés

Estamos creando un estado de opinión demoledor. En relativamente poco tiempo todo está patas arriba. El dinero lo tiene alguien pero no lo mueve: los bancos, las telefónicas, las petroleras y sus directivos (más que sus accionistas) se lo siguen llevando crudo. A los empresarios se les da más poder pero la mayoría están tan asfixiados financieramente que no los salva ni el despido libre; hay recortes pero no crecimiento, suben los impuestos y los despidos, bajan las prestaciones, el Estado se encoge, los indignados han vuelto a sus casas, miles de personas siguen acalorándose más por Ronaldo o Messi que por sus nóminas o se refugian en realities televisivos, otros pirados recurren a la violencia, a veces con uniformes a veces con capuchas. A un punto del conflicto social. O a la distancia que se quiera colocar por quien maneje los hilos.

Me preocupa sobre todo la desconexión mental de quien tiene responsabilidades. Políticas, ejecutivas en empresas y administración, en los "merca…

La ideología de los técnicos

Muchas personas honradas, normales y hartas de políticos prefieren que un presidente de Gobierno o un ministro sea una técnico. Algunos argumentan que así no caería en componendas de partido y otras politiquerías varias. Pero otros sostienen que el técnico no tiene ideología, que es casi como un científico o un ingeniero (que tampoco), incluso como una madre. Curioso cómo podemos creer que nuestra visión del mundo está libre del pecado político, moral, emocional... ideológico.

A veces me divierto tratando de demostrar a mis alumnos (inútilmente casi siempre) que pensamos como pensamos porque somos un producto de nuestro tiempo, lugar, familia, etc. Que nadie es capaz de tomar decisiones como las tomaría un ordenador. Y que incluso un ordenador es fruto de una información preseleccionada que le condiciona.

No hay técnico aséptico. No hay cirujano sin prejuicio. Ni ingeniero sin emoción ni madre sin ideología.

Y no estamos demasiado dispuestos a aceptarlo. Porque nos creemos seres racio…

Pero tú ¿realmente te ganas el sueldo?

La situación ahora es habitual. Parece una mezcla de American Beauty y Up in the air. Llega una consultora en recursos humanos para realizar un ajuste de plantilla y van realizando entrevistas al personal:

–¿Le importaría decir exactamente en qué consiste su trabajo?
En esos momentos ya estás a la defensiva y sólo aciertas a soltar con sarcasmo el cargo, la categoría o una función que, de pronto, incluso a tus propias parece prescindible.
–¿Cómo cree que podría ser más eficiente?
Los que saben que la sentencia está emitida de antemano ya sueltan frases del estilo de
–Trabajando, no haciendo entrevistas estúpidas.
Claro que los hay que pierden la dignidad y cargan contra otros departamentos, contra algún jefe, compañero o subordinado, perdón, cliente interno. Respuesta delatora tanto de los demás como de uno mismo. Roma no paga traidores (bueno, a veces) pero le saca un partido bárbaro a la lista de criticados.
El caso es que la tribu de veinteañeros consultores (indios para los iniciados) co…