lunes, 22 de junio de 2009

Es la Comunicación, estúpido

Estoy en una Universidad española donde el departamento de Filología se ha enfadado porque quieren dar la materia de Comunicación en vez de que la den los profesores de Comunicación. Sí, ya sé, son las pequeñas miserias administrativas universitarias que no le interesan a nadie. Donde vivo, me rodean empresarios que cada vez que realizan una acción de Comunicación comercial (desde publicidad hasta relaciones públicas) le llaman Marketing, aunque no hagan nada de investigación de mercados y por tanto nada pueden aplicar de lo que piensa su demanda a sus productos, precios o distribución. Este fin de semana asistí a unas jornadas sobre Internet, blogs, redes sociales, etc, y muchos decían informática en vez de decir comunicación, curiosamente sólo los ingenieros que hablaban de aspectos técnicos concretos mencionaban la comunicación como algo social en lo que no se metían. Volviendo a la Universidad española, la única materia básica que se incluye como una capacidad transversal a todos los titulados es la de comunicar, tanto en el ámbito profesional como hacia el conjunto de la sociedad. En mi Universidad sólo tres titulaciones la han metido en los planes de estudio, y una de ellas es la de Comunicación, claro.

¿Qué nos pasa que todos consideramos la comunicación como algo esencial pero a la gente le cuesta tanto incorporarla a su trabajo desde su misma esencia de transmisión de información, de conversación, de decirle algo a alguien, de contar una historia?, ¿Por qué nos empeñamos en que la comunicación es el soporte técnico, la red o el idioma?, ¿le importa mucho a usted que lo calumnien o lo halaguen en papel o por ondas hertzianas?, si se extiende un rumor sobre usted quizá le afecte la estructura lingüística del mensaje expresado por los cotillas, a lo mejor cuando le gusta una película le importa mucho esa música extradiegética, igual que al leer el periódico comprueba el gramaje de la resma, la ganancia de punto del titular gris en gothic classic con blanco de 11 puntos didot o que el pixelado del multiplex disponible afea el shaping de no sé qué demonios viendo una de Pixar por la tele. Pero si le ocurre es usted un poco raro, igual que yo por cierto, que soy raro. Pero una persona normal quiere que le entiendan y quiere tener razón, quiere convencer, entretener, explicar... y hasta algunos quieren aprender, escuchar y disfrutar, bueno, eso, todos.

No es marketing, no es informática, no es gramática, no es arte ni ingeniería... y a la vez es todo esto y mucho más. Con permiso de James Carville, "es la Comunicación, estúpido".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi Twitter

    follow me on Twitter