Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

Y si su socio no es honrado...

Usted es honrado, pero detienen a su socio acusado de cualquier delito relacionado con corrupción, blanqueo, evasión de capitales. Su organización entra en crisis. ¿Qué puede hacer? Naturalmente, la "pena del telediario" no se puede evitar. Su clientela, proveedores, acreedores, personal, stakeholders en general (perdón por el término) le preguntarán con urgencia. Por no hablar de la prensa. Por no hablar de las redes sociales. El tiempo vuela y los nervios ayudan poco.

No importa demasiado que el detenido sea culpable o no. Usted ha confiado en él. Por lo que sabe hasta ahora, nada le hace sospechar. Está convencido personalmente de su inocencia. De no ser así, usted sería el primer decepcionado y uno de los máximos perjudicados. Y desde luego, entiende que la ley no admite excepciones. Esto es más o menos lo que dice el manual básico de gestión de crisis y cualquier directivo o político mínimamente experimentado debería saber salir razonablemente del paso.

Pero no alejará…

Los blogs ya no están de moda

Pero qué haces volviendo a escribir en el blog. Si ya no están de moda. Ahora si no estás en las redes sociales no existes. Bueno, los blogs de moda sí. Si eres blogger hipster, también. O si has conseguido que tu blog sea como una revista, con varios redactores y fotógrafos, todavía valen. Pero todos sabemos que nadie está demasiado en el mismo sitio salvo que esté leyendo titulares estilo Twitter o en Facebook o microvídeos estilo Vine. Un blog te exige varios minutos de lectura seguida de un texto.

Aunque estadísticamente los blogs resisten, por primera vez disminuyen, al menos desde un punto de vista corporativo. Los comunicólogos rederos aseguran que deben ser sustituidos por el marketing de contenidos, lo que en el fondo sólo significa que alguien que escriba un blog tiene que hacer mucho más. Como siempre, por otro lado. La combinación "web-blog-redes sociales" es tan vieja como la existencia de las tres herramientas. Y el clásico reparto de papeles, equivalente a &q…

Ahora vuelvo

No es una disculpa, ni quiero hacer demasiada literatura de una cuestión personal. Pero hace dos años me dieron el alta tras una lesión medular provocada por un accidente de bicicleta. Sí, este blog ya había ido perdiendo actividad víctima del iPad, con el que es más fácil leer que escribir, que sustituyó en gran medida el portátil al que he estado pegado (en sus distintas versiones) desde hace 25 años. Al margen de ese detalle técnico, después del accidente me negué a redactar nada que no fuera un texto universitario, donde los fantasmas personales quedan guardados bajo siete llaves. Admito que lo echo de menos. El ejercicio diario de teclear sobre actualidad, sobre comunicación, sobre cualquier cosa que uno barrunte desviado por la mentalidad de periodista en la reserva es una gimnasia adictiva. Y si una sola persona lo lee ya es el paraíso.

Hoy vuelvo a escribir. Después de una entrada publicada hace más de dos años y medio sobre la maldad. Una entrada que durante este tiempo no ha…