martes, 30 de junio de 2009

Comunicación y Filología: algunas diferencias

Cuando me enteré de que nuevos grados en Filología aseguran "capacitar" a sus alumnos para trabajar como redactores "en medios de comunicación y agencias de prensa" (no deben saber que las agencias también son medios de comunicación) me lo tomé un poco a cachondeo. Algunas titulaciones, pensé, se quedan sin clientela y no saben qué decir para aproximarse a las titulaciones de éxito, como son las relacionadas con la Comunicación Social: periodismo, publicidad, audiovisual, contenidos digitales, etc. Recuerdo que una vez vino a mi antiguo despacho de decano de la Facultad de Comunicación una profesora de lingüística de la Facultad de Filología exigiendo que dejáramos de dar cursos de comunicación, que eso esa cosa de ellos. Casi reaccioné igual.

Como ya contaba en otra entrada del blog, los filólogos, adscritos a la rama de Humanidades, quieren en mi Universidad impartir la materia básica de Comunicación, adscrita a la rama de Ciencias Sociales, la cual incomprensiblemente para mí sólo se oferta a partir del próximo curso en las titulaciones de Derecho y Turismo, además de la de Comunicación, obviamente. A los filólogos les interesa que se crea que la Comunicación es simplemente la lengua y al parecer les gusta sentirse comunicadores o formadores de comunicador. En el fondo les agradezco la envidia, aunque no la entienda.

Pero, con sinceridad y sin ninguna acritud, de verdad, los grados de Filología no capacitan para trabajar profesionalmente en los medios de comunicación, ni como periodista (en un medio de comunicación el término "redactor" se refiere a una categoría laboral, igual que jefe de sección, redactor jefe, etc), ni como guionista, ni cámara o fotógrafo (redactor gráfico), ni publicista, ni diseñador, ni productor, ni maquetador, ni relaciones públicas, ni nada que se le parezca.

Porque en las Filologías no se aprende nada sobre fuentes periodísticas, géneros informativos, diagramación, realización, derecho de la información, ética o responsabilidad social, creatividad publicitaria, cómo funcionan las empresas o el sector de comunicación, cómo se fabrican técnicamente los medios y los mensajes, qué es un plató o una rotativa, cómo se compone un titular o un plano secuencia, cómo son los canales de distribución o cuándo es mejor utilizar técnicas de publicidad o de promoción de ventas, por no hablar de la propia historia de la comunicación, del periodismo, del cine, de la publicidad, aunque sólo sea para no creer que se está inventando la pólvora o la imprenta. ¿De verdad no les da pudor decir que capacitan para ser redactores en medios de comunicación o agencias de prensa? ¿O es que quizá no saben que hay titulaciones que imparten estos contenidos?

Ser un profesional de la comunicación es mucho más que escribir textos, rara vez hace literatura o crítica literaria, ni "estudia una cultura tal como se manifiesta en su lengua", ni "estudia el lenguaje como ciencia", por citar las acepciones de la Real Academia Española sobre filología y lingüística. Para un comunicador social, el lenguaje es una herramienta, como el ordenador, como la imagen, como la edición de planos o de pistas de audio, nunca un fin en sí mismo. Para un comunicador el lenguaje es un instrumento, igual que para un abogado, igual que para un consultor, igual que para un político. Y a ningún grado en Filología se le ocurriría decir que "capacita" para estos oficios.

Me da un poco de pudor escribir estas obviedades. Pero es que existe el peligro cierto de que alguien seleccionando profesorado universitario (ojo, universitario) para impartir Comunicación acabe, por ignorancia supina, contratando a filólogos. Podría, ya puestos, contratar antropólogos, psicólogos, historiadores, ingenieros o encofradores. Al fin y al cabo todos se comunican. Igual que un cirujano cardiovascular y un fontanero, y los dos saben hacer un bypass.

4 comentarios:

  1. Yo no lo diría mejor. Una pena no poder utilizarlo el viernes

    ResponderEliminar
  2. Si saber usar una herramienta, como la lingüística capacita para dominar una ciencia que la emplea, como la comunicación, entonces manejar una paleta debería capacitar para ser arquitecto.

    Bueno, mejor no les demos ideas...

    ResponderEliminar
  3. Muy bien todo. Pero como humilde filóloga te digo que "The world according Sanjuan" no existe en inglés.Es una errata muy grave. Se dice "according to Sanjuán".

    ResponderEliminar

Mi Twitter

    follow me on Twitter