Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2009

Polanski y la memoria histórica

Alguien me comentó que tras leerme parecía que disculpaba a Polanski. No sería raro. Comentaba que nadie se acordaba casi de lo que hizo hace treinta años. Y además montones de famosos del cine han salido en su apoyo. Y la víctima, hoy cuarentona, le perdonó que la violara con trece años. Pues no. Creo que cometió uno de los delitos más odiosos que se pueden cometer. Los años solo ponen distancia, pero la justicia no debería olvidar.
Lo curioso del olvido es que a veces tiene connotaciones políticas, personales, íntimas. Como la Ley de Memoria Histórica, como los juicios a los criminales nazis o de cualquier otra dictadura, de cualquier color, de cualquier país. A veces queremos olvidar y otras no, a veces somos comprensivos, otras prácticos, otras directamente cínicos.
Seguramente el Polanski de ahora no tiene nada que ver con aquel violador de una niña. Ni ese viejo con los campos de concentración, las torturas, los fusilamientos, los vuelos nocturnos sobre el Río de la Plata, Paracue…

Una de impuestos

Imagine varias máquinas tragaperras. Una de ellas devuelve el 55 por ciento en premios; otra, el 75; y otra, el 95%. ¿En cuál jugaría usted? ¿Cuál cree que dará más ganancias al propietario? Naturalmente dependerá de la cantidad de monedas que introduzca la gente. Al principio es posible que metan lo mismo, así que la más rentable será primera. Pero a medida que la gente se vaya dando cuenta, la tercera irán recaudando más y más. Al final será cuestión de echar cuentas.
Con los impuestos ocurre lo mismo. A veces se recauda más con impuestos más bajos y más gente cotizando. Otras, sobre todo cuando el contribuyente está cautivo, el fisco obtiene más ingresos cuanto más los suba. Es una cuestión técnica. La política tiene poco que ver en esto.
Donde sí tiene que ver es si los impuestos sean o no progresivos, directos o indirectos, aplicados a rentas del trabajo o del capital, al consumo de según qué cosas... Ahí sí deberían diferenciarse las políticas de derechas y de izquierdas. Aunque…

Un domingo para recordar

Las hijas de Zapatero, como fenómeno en la red con más presencia que la mismísima subida de impuestos, marcando un hito.
A Polanski lo detienen por fin después de más de 30 años. Quién se acordaba.
Victorias de Merkel en Alemania y Sócrates en Portugal. A ella la siguen llamando "la chica de Kohl". Y en España nunca nos sale el nombre de los políticos lusos.
Manuel Vicent recordando que El País, con el que ahora -lamenta- puede acabar "el puto fútbol", empezó por necesidad ideológica.
La película en memoria de Michael Jackson la exhibirán en cines "sólo dos semanas".
Honduras, al borde del olvido.
Un domingo en el que he descubierto que Zara tiene más de un millón trescientos mil admiradores en Facebook y que, según un cirujano que trasplanta caras, los occidentales somos muy blanditos. Trataré de recordarlo igual que el anuncio de Mercedes.



Bonito. Salvo que en tu entorno ronde el Alzheimer.

Y qué dicen sobre usted

En algunas ocasiones uno se sorprende al comprobar que determinadas cosas que das por supuestas en las grandes empresas no se hacen. Por ejemplo, pocas siguen lo que sobre ellas se dice en la red. Sin embargo, todo el mundo sabe que cuanto más grande sea esa empresa, cuantos más clientes o fama tenga, más centrará la incesante conversación 2.0. Y resulta que no sólo se produce la conversación más o menos espontánea, sino que existen verdaderos entusiastas de una determinada firma que no paran de seguirla, para bien o para mal, a veces con libertad absoluta gracias a su falta de compromiso y otras ya metidos en círculos casi profesionales. El caso es que logran una considerable credibilidad. Y sus audiencias, en ocasiones no tan escasas como podría parecer, contribuyen a un efecto dominó de tales dimensiones que no entiendo cómo las empresas no se preocupan.
Los expertos del marketing saben que los vanguardistas apenas suponen el dos por ciento de un mercado. Si acaban por influir a un …

En defensa de los tránsfugas

Pues ¿saben qué? que olé, con dos bemoles. Si a ti te pusieron a dedo pero el puesto es tuyo, que le den bertorella al dedo. En un sistema de partidos donde el verdadero electorado de los políticos es el jefe, donde el que se mueve no sale en la foto, donde las votaciones en las cámaras se hacen por disciplina, donde los pactos estatales pretenden atar pactos locales, ser tránsfuga es ser un suicida, pero al menos durante un tiempo tienes criterio propio.
Hombre, si los haces por dinero pues eres un mierdas, con perdón, un Judas. Pero tal vez, sólo tal vez, alguien cambie de bando porque es el bando el que ha cambiado de sitio o de principios, porque el que está en la poltrona se ha descubierto incompetente, o dicta al dictado, o le manejan el rodillo con el que aplasta hasta el sentido común. Y entonces ¿qué haces?, ¿esperas a las siguientes elecciones donde si protestas te apartan de la lista y aún encima ya eres reo de tus disciplinados votos de apoyo al atontado?
Sí, ya sé. Las lis…

¿Qué pasa con Manolete?

El biopic de Manolete, protagonizado por Adrien Brody y Penélope Cruz, no acaba de estrenarse. Recibió tanta publicidad gratuita gracias a Elsa Pataky que muchos creen que pasó por las salas hace meses, sin embargo al parecer una cuestión de impagos ha paralizado judicialmente el estreno. La crisis económica general y la particular del audiovisual se cobra víctimas personales y empresariales de forma incesante. Seguro que se llegará a un acuerdo, pero no es la única que se ha quedado en un cajón: en 2008 33 películas españolas corrieron las misma suerte. En 2009, el año de nada menos que Los abrazos rotos de Almodóvar, ya considerada un fracaso de taquilla, y Ágora de Amenábar, que ojalá tenga mejor fortuna, no pinta mucho mejor.
Todos sabemos que el cine español debe producir menos y mejores películas. Mejores en términos industriales y en términos artísticos: con más recursos y tiempo para redondear los guiones, la fotografía, el diseño de producción, la sonorización... y la distrib…

Los usos de Life on Mars?

La publicidad aprovecha olas, se sube a la espuma y agranda el tubo para que el espectador se deslice sobre la tabla de surf y se deje llevar hacia un emoción contagiosa. El último anuncio de Visa se ha enganchado a la serie Life on Mars que, obviamente, tanto en su versión original británica como en la norteamericana, utiliza el tema de David Bowie como recurso musical, . Una gran canción montada con distintas imágenes. Los trucos y las ideas felices en ocasiones son difíciles de distinguir. Pero la magia de un audio bien escogido siempre funciona.

Niños gitanos en la calzada y niñas que quieren ser mamá

La verdad es que tenía pendiente hacer un comentario sobre los juegos de Nintendo titulados cosas tales como:
-Cooking Mama -Imagina ser Diseñadora de Moda -Imagina ser Mamá -Imagina ser Veterinaria -Imagina ser Cocinera
Podían haberlos denominado en genérico, impersonal o de cualquier otro modo, pero apostaron por dirigirlo directamente a las niñas y, en todo caso, a los niños que no les importe usar un juego de niñas (como, por cierto, ocurre con frecuencia a la inversa). Hace unos meses tuve oportunidad de preguntarle a un directivo de Nintendo España si no habían tenido problemas por una apuesta tan aparentemente sexista y me respondió que en absoluto, más bien al contrario: el éxito les animó a insistir en la estrategia.
Y recordé ayer esta cuestión porque en un periódico se publicaba la noticia de la aparición de una señal de tráfico con la leyenda: "Precaución, niños gitanos en la calzada". Nada de racismo. Fue, como indica el diario, un gitano el que fabricó el aviso. O a l…

El profesional de la política y su negocio

A los políticos les indigna que se hable mal de la política. Y tienen razón. Lo ajustado es hablar mal de los políticos. Y lo justo, en realidad, es hablar de los profesionales del poder político. Porque la política, la cosa pública, significa arte, doctrina u opinión en relación al gobierno, sin embargo los que ejercen la política como empleo a veces inicialmente movidos por el interés sincero o el afán de servicio suelen acabar secuestrados por la estructura que los mantiene. Y ese es, en el mejor de los casos, su negocio. Como el periodista que olvida su función pública cuando descubre que hay que vender ejemplares o ganar audiencia. O el médico que antepone rentabilidad a vidas. Para algunos es la diferencia entre el profesional y el aficionado o el novato. Pero cada vez tenemos más políticos profesionales, aficionados y novatos. Todo en uno.
La gran revolución que ha protagonizado la actual generación de políticos españoles se caracteriza por su profesionalización y su relativa bi…

Autoridad, insultos, violencia y otros dobles raseros

Si usted pega a un profesor no es lo mismo que si pega a un policía. Y ahora se plantea en España el debate de elevar a autoridad pública al docente para que amenazarle con abrirle la cabeza sea algo semejante, digo yo, a tirarle un zapato a Bush.
Maltratar a un mujer no es lo mismo que maltratar a un hombre, y la llamada campaña de sensibilización sobre la violencia "de género", "machista" o "doméstica" ha logrado que las noticias de asesinatos, suicidios del asesino (algunos simplemente tentativa, mire por dónde) ocupen ya un lugar rutinario en la agenda informativa.
Que un padre mate a toda su familiano es lo mismo que si la mata la madre. Las agresiones racistas, sexistas o xenófobas, sobre todo si están grabadas en vídeo de seguridad o con un teléfono móvil, son especialmente sangrantes, brutales, condenables.
El acoso infantil, el abuso del matón y sus secuaces exige algún tipo de actuación urgente, sobre todo si la víctima acaba con su propia vida…

El curioso caso de France Telecom y su comunicación

Llámenme monstruo, pero el caso de lo suicidios en France Telecom tiene todos los ingredientes para una película de intriga, terror o para un CSI, the movie. Me da en la nariz que en un país menos civilizado a nadie se le ocurre, por mucha presión laboral que haya, tirarse por la ventana o clavarse un cuchillo en el estómago.
Aunque he de admitir que, por deformación profesional, antes que por el cine pasé por el periodismo. Así que me dije: habría sido fantástico que un avezado reportero hubiera enlazado datos y descubriese las extrañas circunstancias que se están produciendo en la firma gala, incluso que apareciesen indicios de algo un poco menos disparatado que la política de traslados como detonante de los truculentos hechos, quizá un manipulador de cerebros, un virus enloquecedor, qué sé yo. Sin embargo, en seguida pensé que seguramente no habría sido así, sino que alguien habrá hecho un comunicado o convocado una rueda de prensa. Y entonces me percaté de que este caso afecta tam…

Estimado concejal de "movilidad"

Estimado concejal de Tráfico, Movilidad Urbana o como diablos se le llame ahora:
Paso a diario por varias calles y carreteras donde ud., digo yo, ha decidido instalar bolardos de metal en los lados para evitar que aparquen los coches. Menos mal que son cilíndricos, así que me matarán del golpe si me caigo en bici o en moto a 40 kilómetros por hora, pero por lo menos no me partirán en dos como una guillotina, que para eso ya están los guardarraíles. Así que gracias, hombre, es un detalle.
Tengo que agradecerle además que no sea tan simpático como en otros sitios donde ponen bolardos en forma de diente de tiburón. De hierro, no de caucho o plástico flexible, que deben ser más caros. Incluso los hay con aspecto de cabeza de león, para que las aristas irregulares de sus formas se incrusten con mayor precisión en la cabeza de un ciclista o un motorista, o simplemente un niño en un monopatín, porque eso no hay casco que lo resista.
Sufro también a diario un paso cebra, que además de las líneas…

Los jóvenes de hoy en día

No recuerdo qué clásico griego ya decía que los jóvenes de hoy en día (su día) estaban echados a perder. Les Luthiers, perdón por la mezcla de referencias, incluyen en uno de sus espectáculos más recientes un rap sobre el tema. Pasa lo de Pozuelo o cualquier otro suceso más o menos trágico, más o menos audiovisual y todos repetimos la cantinela. Cierto, los jóvenes son así, los hacemos así y si los de ahora fueran los peores de todas las épocas es porque nosotros, los adultos, somos los peores educadores de la historia. No sólo los padres, no sólo los profesores, los tíos, los abuelos, los legisladores, los medios... todos.
Ayer me entristecí con una tontería. Un niño tenía un taco de cromos de la Liga de fútbol. Muchos, como siempre ha sido, repetidos.
—Bueno —le dije—, así podrás cambiarlos en el colegio o con los amigos.
—No, no hace falta —me contestó sonriente—. Son tan baratos que me compran más y ya está.
De verdad, lo siento.

Del estado del arte al Zeitgeist

Al entrar en los ambientes académicos uno se encuentra, como en cualquier otro círculo profesional, con una jerga particular que hay que intentar dominar si se aspira a pasar por uno de ellos, de los académicos, digo. Durante un tiempo te resistes a emplearla pero tarde o temprano terminas por entregarte con armas y bagajes y acabas hablando de falsación, paradigmas, epistemología o hermenéutica con aparente soltura.
Una de las expresiones que más le cuesta utilizar al aprendiz de científico, el estudiante de doctorado, es "el estado del arte". A algunos sencillamente les parece ridícula, otros se preguntan: "cómo del arte, qué arte, si yo soy ingeniero"; otros te dicen: "será estado de la cuestión, como el estado de la nación". Y por mucho que le expliques el origen aristotélico o la costumbre anglosajona no logras que se sientan cómodos. Eso sí, en cuanto deben escribir unos folios o un capítulo de tesis sobre el estado del arte recurren, cómo no, a Wik…

La paradoja de la cola del paro

Una de las situaciones que siempre me ha parecido paradójica es la de la cola del paro. Gente esperando a arreglar unos papeles para cobrar una prestación mientras el funcionario de turno no da abasto. Estaría bien que pudiera levantarse y decir "por favor ¿alguien en la cola está capacitado para realizar mi trabajo? ¿les importaría ayudarme?" No sería raro que hubiera cinco o diez personas: serían cinco o diez parados menos y los demás serían atendidos cinco o diez veces más rápido. No hace falta hacerlos funcionarios vitalicios, que se queden ahí echando una mano mientras cobren la prestación y no encuentren otro trabajo. No sé, es una de esas ideas tontas.
Y es que un país no puede permitirse tener a uno cada cinco trabajadores en paro, no ya por el gasto en subsidios y demás sino por la capacidad productiva que se está desaprovechando. Así que por qué no juntar las dos cosas, quiero decir, ya que alguien cobra de un sistema mantenido por todos, incluso por él hasta perder…

El Cambalache de la Universidad 2.0

Hablamos mucho de la crisis del periodismo convencional frente al fenómeno 2.0. Pero los medios de comunicación y el sector de creación de contenidos e industrias culturales en general no son los únicos que tendrán que reinventarse.
También deberá hacerlo la Universidad.
Y esto va mucho más allá de la etiqueta "Universidad 2.0" y utilizar determinadas herramientas colaborativas o participativas con estrategias de comunicación "conversacionales".
El fenómeno se dirige como un torpedo al concepto básico de la institución: la autoridad, o mejor dicho, la autoritas en materia de conocimiento. Con la red, igual que cualquiera se puede convertir en periodista, cualquiera se puede convertir en catedrático.
Si Internet se está transformando en el principal medio de comunicación y de entretenimiento "horizontal", donde todos los usuarios se informan y se entretienen mutuamente, que nadie piense que la "formación horizontal" se quedará al margen. Está pas…

El catarro y la alergia A

Los de las escuelas infantiles ya están casi todos infectados. Mocos, tos, fiebre, y más mocos. Los papis, con bronquitis o faringitis, pero sobre todo con cierto temor vergonzoso, ya sé que no es la gripe A, pero bueno.
Los de primaria empezarán a caer entre esta semana y la que viene, después vendrán todos los demás, Universidad incluida, que ahora comienza como los institutos.
Seremos millones los contagiados, realmente será la pandemia del inicio de curso, la de todos los cursos. Y algunos tendrán complicaciones. Otros sufrirán o sufriremos la gripe con o sin letra. Otros padecemos alergias, cada vez más. Y estornudamos todos los días. Llevamos meses disculpándonos, perdón, no es contagioso.
Pero con los niños, con los más pequeños, los mocosos, se nos abren las carnes, tanto por la posibilidad de que la enfermedad sea algo más que un catarro como por el miedo a que le consideren apestado, incluso por el miedo a tenerle miedo a nuestro bebé del alma.
Claro que si está sano y te en…

La Loba Shakira

No lo he podido evitar. Olvide la música y los contoneos. Mejor, ni se la imagine.
Sigilosa al pasar Sigilosa al pasar Esa loba es especial Mírala, caminar, caminar
¿Reconoce la letra? A mí casi me resultaría imposible.
Quién no ha querido a una diosa licántropa En el ardor de una noche romántica Mis aullidos son el llamado Yo quiero un lobo domesticado
Es que pararse en alguna letra popera a veces depara sorpresas.
Por fin he encontrado un remedio infalible que borre del todo la culpa No pienso quedarme a tu lado mirando la tele y oyendo disculpas la vida me ha dado un hambre voraz y tu apenas me das caramelos Me voy con mis piernas y mi juventud por ahí aunque te maten los celos
Sé que sólo es ritmo fácil, sin pretensiones, que no hay que tomárselo en serio.
Una loba en el armario Tiene ganas de salir Deja que se coma el barrio Antes de irte a dormir
Que son palabras pensadas para sonar arrimadas con arreglos, sílabas enlazadas coronando un pastelillo de comida rápida.
Tengo tacones de aguja magnética P…

Evaluar méritos

Después de casi diez horas valorando méritos ajenos, suelo entrar en crisis. No por compararlos con los míos, que ese es otro tema, sino por mi propia incapacidad para la estimación razonablemente objetiva y el lamentable esfuerzo de la Administración por elaborar baremos que nunca logran solucionar el problema sino embrollarlo.
Alguien podría decir: bueno, usted es profesor, al fin al cabo forma parte de su trabajo evaluar alumnos. Y por si fuera poco, en mi etapa en la subdirección de un diario y director en una pequeña productora hice cientos de entrevistas seleccionando personal. Así que algo de callo debería tener. Pues al contrario. Con los años, lo que tengo es cada vez más dudas.
Algunas son dudas clásicas, otras muy concretas. Por ejemplo, ¿cómo valoras los conocimientos: considerando el tiempo que se ha tardado en adquirirlos o simplemente con la mejor puntuación?, dicho de otro modo, ¿qué vale más: un aprobado en primera convocatoria o un sobresaliente en segunda o tercera c…

Vivir con la mala leche

Vivir o trabajar con alguien que permanentemente está de mala leche resulta agotador. Al individuo en cuestión le sobran los motivos para dar portazos, colgar el teléfono a golpes, gritar o, peor aún, callarse con cara de te voy a matar. No importa demasiado qué se lo provoca. Se ha convertido en un enfadado constante con el paso de los años, un frustrado que responsabiliza al mundo de todo lo que le molesta, de todo lo que es o no ha podido ser, un resentido agraviado que ya sabe de antemano por qué tú y el resto de la humanidad se va comportar de tal forma que él sea la víctima. Y no lo va a consentir. Bueno es él. A él no le pisa nadie. Ni el camarero, ni el de la cola, ni la mujer ni el marido, ni el funcionario ni el que no arranca en un semáforo. Vamos. Hasta ahí podíamos llegar.
Hay quien mantiene la teoría de que si no explotan acabarán por sufrir una úlcera. Y prefieren generársela a quienes le rodean. Claro que también a ellos mismos, porque el cabreado no descarga su tensión…

Más comunicación entre vehículos

Como estalló septiembre, apenas tengo tiempo. Ya se normalizará. Así que sólo una idea. Seguro que tonta. Con tanta tecnología como utilizan los automóviles modernos, ¿por qué no aumentar la identificación de las características del conductor, de su experiencia, de su estado de ánimo con simples indicativos? Existe la L de novato o el bebé a bordo, ¿qué tal la J de jubilado?, ¿y la C de cabreado?, la M de macarra, la D de dominguero, la E de estresado, la B de borracho o de bebido por haber dado positivo alguna vez, ¿y un simple panel con los puntos que se tienen, 14, 8, 2...?
Estaríamos un poco más prevenidos sobre nuestros respectivos posibles errores, reacciones, estados de ánimo... Ojo conmigo, vengo quemado, estoy de relax, utilizo el retrovisor para maquillarme, ando un poco mal de reflejos, nunca pongo los intermitentes. Vale, está bien, quizá sea una chorrada. Pero a mí me libraría de algún susto. Y todos nos entenderíamos un poco más.