miércoles, 10 de junio de 2009

Repetir o no repetir

Repetir curso. La mayor de las desgracias posibles en la carrera académica de uno. Sobre todo porque había que volver a aprobar lo ya aprobado. Incluso se corría el riesgo de sacar peor nota y hasta suspender lo que se había superado. Todo un castigo divino. ¿Desproporcionado?. Quién sabe. El miedo es tan buena motivación como el deseo del premio.

Ahora el Gobierno español acaba de pactar con las comunidades autónomas que no haya que repetir primero de bachillerato si se suspenden cuatro asignaturas. Desconozco qué ocurre si se suspenden más. El Tribunal Supremo había denegado que se pudiera pasar de curso con las suspensas a cuestas. A su juicio, iba en contra de la Ley.

La Ley. Sistemas educativos y Ley. Política y Ley. ¿Comparten objetivos? El político quiere que sus estadísticas demuestren lo buen gestor que es. Los jueces se limitan a cumplir la Ley, que a su vez es fruto de la política.

¿Y qué criterios educativos se siguen? Por ejemplo, ¿cuál es el criterio que hace recomendable "repetir"? ¿La formación del alumno?, ¿la organización de los horarios y los recursos humanos del centro?

A veces la política provoca situaciones tan absurdas como esta. Una Ley, un decreto, un Tribunal que lo tumba en función de la primera, y un Gobierno que pacta una solución "política" y le plantea al alumno que suspenda 3 opciones:


  1. Repetir curso.
  2. Repetir curso pero se respeta la mejor nota conseguida, ya fuera en el año anterior o en el nuevo año.
  3. Matricularse sólo de las asignaturas suspendidas y apuntarse voluntariamente a las que sugiera el centro para prepararse mejor de cara a segundo de bachillerato.


Si escoge la primera opción, o es muy estricto o es masoquista.

Si escoge la segunda, quizá la más clara, hay que tener ganas de superación para trabajar las materias ya aprobadas. Si las suspende no ocurre nada, sólo queda en evidencia el sistema. Pasas aunque te hayas olvidado, porque el año anterior "sabías".

Si escoge la tercera, la voluntariedad implicará, como mínimo, pensamientos confusos en las mentes adolescentes. Si me van a evaluar, como que no, oiga, déjenme en paz. Y si no me van a evaluar, pues como para esforzarse.


Todo por pactar, todo porque en la Ley dice que..., todo porque no sabemos si aplicar criterio de bloques, de cursos, de etapas... Repetir o no repetir, motivar o no, fracaso escolar o fracaso educativo, calidad de conocimientos, estadísticas, políticos y pedagogos...


¿No dicen que Finlandia tiene el mejor sistema educativo europeo? Por dios, que lo copien y ya está. La educación es algo demasiado serio para los políticos españoles que hacen leyes españolas y que interpretan jueces españoles. Mejor no digo nada de los padres y profesores españoles. Al fin y al cabo yo también lo soy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi Twitter

    follow me on Twitter