viernes, 19 de junio de 2009

TDT de pago: cómprese un nuevo deco

Habrá TDT de pago. Era una noticia descontada a pesar de la oposición de los grupos de tele por satélite, cable y adsl y a pesar de la decepción de los espectadores. En el fondo se trata de otro escándalo inevitable por un marco legal tal disparatado que nadie lo considera viable.


La televisión ha sido una vergüenza normativa casi desde su invención, al menos en España. La retahíla parece interminable.Monopolio estatal, oligopolio autonómico, alegalidad de televisiones locales y por satélite, concesiones arbitrarias para las privadas, canales codificados cuando tenían que ser abiertos, incumplimientos flagrantes de la ley que podrían haber llevado a la suspensión de las concesiones, más plataformas digitales de las que admitía el mercado, un mapa de demarcacionesdigitales terrestres con pliegos de condiciones hiperexigentes (total iban a ser inviables igual, me dijo una vez un político), nuevas concesiones analógicas cuando no había lugar ni cuota de mercado, una TDT sin alta definición, unosdecodificadores sin apenas posibilidades de interactividad, admisión de las fusiones, retirada de la publicidad de TVE... y, por fin, TDT de pago cuando iba a ser abierta, hala, a comprarse nuevos decos.


Esto no ha hecho más que empezar. El apagón analógico está a la vuelta de la esquina y no se sabe nada de la mitad de los adjudicatarios que ya tendrían que estar emitiendo. Así que habrá más medidas con nocturnidad y sin preaviso.


Lo que tienen en común todos estos dislates acumulados (y seguro que me dejo unos cuantos: Calviño, "Quiero"...) es la improvisación, el "miedo al medio", cesiones bajo presión, lentitud de reflejos, incapacidad de prever el futuro, la demagogia (aún recuerdo la ley del fútbol) y, sobre todo, el desprecio más absoluto al interés público que, en definitiva, debería inspirar cualquier acción del Gobierno.


No todo ha perjudicado a la industria. Unos cuantos han ganado mucho dinero durante años, otros han compensado unos resultados económicos deficientes con la obtención de ingresos en negocios "paralelos", y los políticos llevan más de medio siglo encantados con su capacidad de influir en las audiencias. Pero el panorama está cambiando, esto puede convertirse en una ruina. A veces creo que se lo merecen.

2 comentarios:

  1. Es flagrante la indecisión del gobierno con respecto a la TDT, creo que todo se esta haciendo, se hace deprisa y corriendo y con presiones. Y ahora, todo el mundo a comprar otro receptor tdt para HD, hasta con las tv nuevas, y luego otro para la tdt de pago.

    ResponderEliminar

Mi Twitter

    follow me on Twitter