Ir al contenido principal

TDT de pago: cómprese un nuevo deco

Habrá TDT de pago. Era una noticia descontada a pesar de la oposición de los grupos de tele por satélite, cable y adsl y a pesar de la decepción de los espectadores. En el fondo se trata de otro escándalo inevitable por un marco legal tal disparatado que nadie lo considera viable.


La televisión ha sido una vergüenza normativa casi desde su invención, al menos en España. La retahíla parece interminable.Monopolio estatal, oligopolio autonómico, alegalidad de televisiones locales y por satélite, concesiones arbitrarias para las privadas, canales codificados cuando tenían que ser abiertos, incumplimientos flagrantes de la ley que podrían haber llevado a la suspensión de las concesiones, más plataformas digitales de las que admitía el mercado, un mapa de demarcacionesdigitales terrestres con pliegos de condiciones hiperexigentes (total iban a ser inviables igual, me dijo una vez un político), nuevas concesiones analógicas cuando no había lugar ni cuota de mercado, una TDT sin alta definición, unosdecodificadores sin apenas posibilidades de interactividad, admisión de las fusiones, retirada de la publicidad de TVE... y, por fin, TDT de pago cuando iba a ser abierta, hala, a comprarse nuevos decos.


Esto no ha hecho más que empezar. El apagón analógico está a la vuelta de la esquina y no se sabe nada de la mitad de los adjudicatarios que ya tendrían que estar emitiendo. Así que habrá más medidas con nocturnidad y sin preaviso.


Lo que tienen en común todos estos dislates acumulados (y seguro que me dejo unos cuantos: Calviño, "Quiero"...) es la improvisación, el "miedo al medio", cesiones bajo presión, lentitud de reflejos, incapacidad de prever el futuro, la demagogia (aún recuerdo la ley del fútbol) y, sobre todo, el desprecio más absoluto al interés público que, en definitiva, debería inspirar cualquier acción del Gobierno.


No todo ha perjudicado a la industria. Unos cuantos han ganado mucho dinero durante años, otros han compensado unos resultados económicos deficientes con la obtención de ingresos en negocios "paralelos", y los políticos llevan más de medio siglo encantados con su capacidad de influir en las audiencias. Pero el panorama está cambiando, esto puede convertirse en una ruina. A veces creo que se lo merecen.

Comentarios

  1. Es flagrante la indecisión del gobierno con respecto a la TDT, creo que todo se esta haciendo, se hace deprisa y corriendo y con presiones. Y ahora, todo el mundo a comprar otro receptor tdt para HD, hasta con las tv nuevas, y luego otro para la tdt de pago.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…