Ir al contenido principal

61,20 € por un día en la mesa electoral

Esa es la cantidad que paga la Administración a quien le toca estar en las mesas electorales, 61,20€. Y digo yo, ¿también le pagan eso a Botín, Francisco González o a Sánchez Galán o es que no entran en el bombo? Quizá estos tres nombres no sean igual de populares, pero sus sueldos lo son menos.

Unos datos: Botín, presidente del Santander, gana 5,4 millones más extras.

Alfredo Saenz, su consejero delegado, cobra 9,3 millones. Y sus 19 consejeros se reparten 39,7.

El presidente del BBVA, Francisco González, añadió 3,4 millones en incentivos a su sueldo de 5,34 millones. Su consejero delegado, Goirigolzarri, ganó 4 millones. El beneficio del banco bajó un 18%. Ahora están reduciendo plantillas y sucursales.

Más datos. Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola,  gana 6,5 millones de euros. Los administradores de Banesto ganaron en 2008 un 37% más aunque el resultado del banco sólo mejoró sólo un 2%.

Buscando estas referencias me encontré otro dato para el entusiasmo: un profesor universitario cobra la mitad en España que en Holanda. Ocurre algo parecido respecto a Alemania, ganan también más en Portugal. Para ver diferencias en el coste de la vida basta con consultar cualquier página web de un híper tipo Carrefour, Alcampo o Lidl. Sirve también comparar precios de coches en webs oficiales. Incluso sin tener en cuenta la debilidad de la libra o del dólar, referirse a Gran Bretaña o Estados Unidos no es precisamente alentador.

Sólo un dato más sacado de la referencia anterior de El Mundo: "El salario de un profesor asociado, figura reconocida por la Ley universitaria como especialista de reconocida competencia, está muy por debajo de lo que establece en España la Confederación Nacional de la Construcción por convenio como salario mínimo de un peón: 13.500 euros brutos al año, frente a los 10.800 de un profesor asociado del máximo nivel". 


Ojo, que nadie piense que un asociado es un funcionario y que por tanto bastante tiene: generalmente es un contratado temporal con dedicación parcial.


Pero todo esto venía a cuento de los 61,20€ por doce o catorce horas de mesa electoral.


Ya no sé si es una miseria, si tienen que poner listas donde apuntarse o si habría que obligar a los señores consejeros a fichar en todas las citas electorales. Acepto sugerencias.

Comentarios

  1. ¿Te ha tocado mesa? (jijijiji)
    Oye, que me acabo de enterar de tu faceta bloggera (y por el facebook, manda ....)
    De los banqueros prefiro no hablar, que estos días me traen por la calle de la amargura

    ResponderEliminar
  2. A mi hermana, pero bueno... Lo del blog es puro experimento

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…