Ir al contenido principal

Fusiones de televisión

En pocas palabras.

En España la concesión de licencias para televisiones privadas en 1988 fue un pelotazo.

Permitir que Canal + fuera una canal codificado fue un doble pelotazo.

La existencia de dos plataformas de televisión por satélite, Canal Satélite Digital y Vía Digital, fue un total disparate político y económico.

Ya con anterioridad había sido un disparate político la aparición de televisiones autonómicas sin idioma propio. Todas, con o sin idioma propio, han sido un disparate económico.

Durante todos estos años se ha permitido la alegalidad de las televisiones locales.

La licencias de Televisión Digital Terrestre (TDT) pretendían reproducir el pelotazo, pero en realidad eran un regalo envenenado: demasiados canales, escasa audiencia y tecnología casi obsoleta o elemental (sin apenas interactividad, sin alta definición).

Permitir la TDT de pago (Gol TV y lo que vendrá) fue buscar soluciones a base de decretazo.

Permitir que Canal + se reconvirtiera a Cuatro y conceder una nueva licencia, la Sexta, sí fueron sendos pelotazos. Esos pelotazos se acaban de materializar ahora con sus respectivas fusiones con Telecinco y Antena 3.

El 3 de abril de 2010 se producirá el apagón analógico porque caducan las concesiones de los canales analógicos. Sólo cinco años después, en 2015, todo volverá a cambiar con la alta definición y sencillamente se estará llegando cinco años tarde.

Y mientras tanto la televisión por cable, por adsl y por internet sufrirá sus propias convulsiones, sus propios pelotazos, sus propios disparates. También habrá fusiones, en este caso de operadoras.

Vamos tan lentos en los procesos, que las empresas pasan aprietos, no se genera la industria que debería y la audiencia se decepciona, aunque en el corto plazo los listos siguen haciendo caja con estas operaciones de canales concedidos, compras de derechos, fichajes estrella y fusiones.

En otros países las cosas no van por ahí. Y los estadounidenses siguen controlando los contenidos y produciendo los grandes éxitos.

Al final, no han sido tan pocas palabras.

Comentarios

  1. Coincido bastante con tu visión del asunto, pero no dejo de pensar en que hay algo más perverso en todo esto. Ideológicamente más perverso. Lo cuento en mi post, donde he enlazado el tuyo. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el enlace Guillermo. Tienes razón, la diversidad sale siempre perjudicada en las fusiones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…