Ir al contenido principal

Política y corrupción en español

Las herramientas de Google no dejan de fascinarme, aunque haya que ponerlas siempre en cuarentena, aunque sus búsquedas puedan ofrecer resultados muy diferentes a otros buscadores y sorprendan algunas arbitrariedades, sobre todo en el análisis del tráfico. Pero como juego periodístico da para artículos ligeros. Por ejemplo, se me ocurrió entrar en Google Trends ahora que estrenamos año y empezar a teclear palabras, eso sí, en español que puedan arrojar alguna luz sobre el estado del mundo. Voy al grano.

Política. Ecuador, Bolivia y Brasil ocupan las tres primeras posiciones por países, pero de las ocho ciudades donde se habla más de política ocho, son brasileñas. Y la lengua en la que más se usa no es el español, sino el portugués.

Corrupción. Cuba a la cabeza, igual que La Habana en ciudades, le siguen Ecuador y Bolivia.

Estafa. Aquí aparece España encabezando el top ten. Y A Coruña, desde donde escribo hoy estas líneas, es la ciudad del mundo en español donde más se está empleando. Por cierto, las cinco ciudades siguientes son también españolas.

Asesinato. El Salvador lidera a los países, seguido de Venezuela. Caracas es la primera de las ciudades y la siguen Tijuana y Guadalajara en México.

Tortura es también una palabra frecuente en México y en su capital, le sigue Chile.

Curiosamente, felicidad es cuestión de peruanos y limeños (por cierto, también amor), colombianos y medellinenses. Y lo maravilloso es que está en ascenso, maravilloso si entendemos que no se habla de ella porque falte, naturalmente.

Como no podía ser de otra forma, igualdad es cosa de españoles, al menos se nos llena la boca con la palabra. Sevilla gana por mucho, pero A Coruña ocupa el segundo puesto.

Si tecleamos paro no es lo mismo que si escribimos desempleo. El terrorismo parece estable, aunque Perú vuelve a estar a la cabeza....

Pruebe a seguir jugando, no me diga que la cosa no tiene su aquel.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Radón en el campus, dos años después

Ha pasado un tiempo y la Universidade da Coruña ha tomado medidas sobre la presencia de gas radón en el Campus de Elviña. Medidas políticas, sanitarias y científicas. Ha tranquilizado a muchos. A mí, también. Han sido dos años sin confiar demasiado en que se lo tomasen en serio desde el rectorado. Pero se han ventilado instalaciones, efectuado catas en el subsuelo, chequeos, reformas de obras... y por fin se ha comunicado. Cierto que no es el mejor ejemplo de comunicación de crisis. Aunque tampoco una muestra de que si se gestiona mal el coste sea demasiado alto. A pesar de 12 cánceres de distintos tipos. A pesar de estar afectado un centro educativo, siempre más sensible que otro tipo de escenarios. A pesar de que ha habido muertes. Al final, los seres humanos aceptamos lo razonable.

Cierto que cada vez que entro en el despacho abro la ventana. Pero asumo el riesgo como algo parecido al derivado de la contaminación, desplazarse por carretera, a estar vivo. Llámenle autoengaño. Llámen…