martes, 5 de enero de 2010

Fakes, tablets y marketing digital

Los fans de Apple han protagonizado esta semana uno de esos casos de estudio dentro de las relaciones entre el marketing y la comunicación o, si se prefiere, del marketing de comunicación. Un rumor publicado en The Wall Street Journal (la prensa clásica sigue funcionando) aventuraba el lanzamiento al mercado del tablet de la manzana para el próximo mes de marzo con un precio que rondaría los mil dólares (unos setecientos euros al cambio). En paralelo se lanzaba en una web una sorprendente encuesta en la que se le preguntaba a la gente si encargarían un de estos ordenadores incluso sin verlo, después de verlo o si no lo encargarían de ningún modo. Los resultados eran sorprendentes: ni siquiera se sabe aún si Apple presentará el producto y el 35 por ciento de los votos (casi dos mil) estaban dispuestos a pedirlo porque confían en Steve Jobs, el 52 % (casi tres mil) esperarían a verlo y un 13% (algo más de 700 votos) no lo pedirían de ningún modo. Como era de esperar, las redes sociales propagaron tanto la noticia del WSJ como la encuesta, y durante buena parte del día fue Trending Topic en Twitter, la lista de los temas más calentitos en la conversación de los tuiteros.

El ambiente ha sido caldeado como tantas otras veces por numerosas propuestas, rumores, profecías, maquetas, vídeos, incluido este blog, y lo curioso es que, como bien me decía ayer un amigo, nunca se ha acertado en los productos que con anterioridad eran muy esperados y acabaron por revolucionar la vida digital, desde el iMac hasta el iPod, pasando naturalmente por el iPhone. ¿Por qué iba a ser distinto ahora?

Así que, mientras la presentación del tablet de Apple no llega, y aunque sólo sea para enfriar un poco los ánimos, puede uno recordar lo poco que se parecían los llamados "fakes" de esos productos estrella a lo que al final salió al mercado.

Pero eso es lo de menos. Lo empresarios que no creen en el capital de marca, los que piensan que la comunicación es un gasto y no una inversión, los que consideran que la red es cosa de adolescentes perdiendo el tiempo, deberían reflexionar sobre este caso y tantos otros similares en los que una firma logra generar una expectativa brutal, obtiene un enorme volumen de información del mercado de forma espontánea, y consigue que miles de personas tengan una confianza ciega en sus futuras propuestas, sin haber abierto la boca, sólo reservando un salón de actos para una presentación comercial, permitiendo que la red hable por sí sola. Claro que en este caso estamos hablando de Apple. Decir esto es decir valor de marca como intangible aunque también como algo tan tangible como esos cacharros que han significado pequeñas revoluciones: el Mac, el iPod, el iPhone... Quizá no todo sea comunicación, pero sí una buena parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi Twitter

    follow me on Twitter