Ir al contenido principal

iPad: marketing, prensa y vida digital



Veinticuatro horas después de la presentación del iPad, leídos centenares de artículos, reportajes, valoraciones, comentarios y críticas, muchas críticas, se pueden hacer unas valoraciones aparentemente al margen que, sin embargo, me parecen mucho más importantes que las características de este reproductor multimedia o gran iPod Touch.

La primera es que hemos asistido desde la perspectiva del marketing a una espectacular utilización de los medios sociales y de Internet en general con un momento crítico: la presentación de Jobs. Y la Red aguantó. Twitter no se cayó como tantas otras veces a pesar de que sus Trending Topics, en pleno estreno de nuevas capacidades, se vieron inundados por términos como iPad, Apple, AppleTablet, etc. Aguantaron los sitios desde donde se veía la presentación en streaming, o en fotos con comentarios, aguantaron las webs de Apple con su inmediata actualización, aguantó la búsqueda en tiempo real de Google, los bloggers nos lanzamos como locos a escribir artículos de todo pelaje, la conversación (el buzz) fue global, instantánea, y la audiencia interactiva se ha convertido en una realidad ante un fenómeno comercial y relativamente elitista. Si la campaña para la generación de la expectación fue perfecta y se superó con éxito el momento crítico, queda ahora por ver qué ocurre en estas semanas previas al lanzamiento en tiendas. Estoy seguro que buena parte del fenómeno crítico estaba, si no previsto, al menos contemplado. Y asistiremos a un verdadero caso de estudio para las escuelas que impartan técnicas de marketing digital. Va a ser todo un placer estar pendientes del proceso.

La segunda de las valoraciones es que de inmediato muchos  hemos visto el artilugio como un posible camino futuro para el mercado editorial y en general de los contenidos de pago, de micropagos, para ser exactos. No hacía falta ser un genio para replicar el modelo iTunes en todos los ámbitos. Pero faltaba el dispositivo de agradable experiencia de uso que nos habitúe a entrar en las iTiendas primero a mirar, después a tomar cosas gratis y recibir facturas de cero euros cada mes en casa, y, tarde o temprano, empezar a picotear. Quizá la cosa funcione más en países como Estados Unidos y menos en países como los PIGS (Portugal, Italia, Grecia y España). Pero si el iPad sirve para jugar, ojear y hojear, si lo puedes tener en la cocina, en el sofá o en la cama, como un elemento de ocio y lectura, un buen día uno descarga un juego para los chavales (a los que les encantará jugar con el iPad, eso seguro) y otro día acaba cayendo una película de Disney, tarde o temprano caerá un best seller. Para mí, la prueba de fuego será la compra del diario o de la revista en el iQuiosco. Naturalmente la clave estará en el precio y en la oferta. Suscribirse a un periódico en papel cuesta 399 euros y te regalan un televisor. Señores editores, ahórrense el papel, la rotativa y la distribución (ya lo sé, es un proceso lento) y sustituyan el televisor por un iPad. Y al año siguiente, dejen el ejemplar a 25 céntimos. Y piensen en el pastel de la nueva publicidad, de la conversación (el buzz). Micropagos, micropagos, son la penúltima esperanza.

Y tercera y última valoración, por no extenderme, es el nuevo paso en la "vida digital", por cierto cada vez más "dactilar". Los ebook están haciéndose un hueco como un gadget diferente que, viendo cosas como el iPad, sólo tienen el camino del abaratamiento radical. Pero es que el iPad, sí, ese iPod Touch grande con el que no se puede editar vídeo, ni hablar por teléfono, ni hacer fotos, ni se recarga por energía solar, ni tiene alta definición en progresivo, ni es multitarea, resulta que es un cacharro con el que los que ya tienen de todo o los que no tienen ni ordenador, ni smartphone, ni netbook, ni PSP, ni DSi, pueden entrar de lleno en esa vida digital, con esa experiencia de uso al parecer agradable. Un nuevo cacharro en casa, bonito, regalable. Para los que quieran un tablet pc, el Archos 9. Para los que cambiaron su mp3 por un iPod o su Nokia por un iPhone, para todos los que realmente usan su ordenador para twittear, ver fotos y pelis, estar en Tuenti o Facebook, leer la prensa, gestionar el correo y la agenda, y ver vídeos de YouTube, realmente no necesitan más que el iPad. O algo semejante, que tampoco tardará tanto en salir, ya lo verán.

Comentarios

  1. Será interesante ver cómo continúan las discusiones. Apple puso a todo Internet a hablar de su producto al mismo tiempo. Pocas compañías pueden decir lo mismo.

    Definitivamente la "muerte de la imprenta" es un tema ya muy hablado,pero hasta ahora con pocas propuestas de solución. Algo habrá visto el New York Times en el iPad para apostarle a eso.

    ResponderEliminar
  2. Se habla de la "muerte de la imprenta", pero creo que el libro nos sobrevivira, al menos mientras se pueda fabricar papel.
    Para usos en prensa, oficinas y básicamente de usar y tirar es factible y recomendable. Pero creo que todos estamos de acuerdo en el placer que provoca contemplar una biblioteca, y no hablemos el de "manosear un libro".
    Vivo inmerso en el mundo digital desde la era de Compuserve, y todavía creo que el libro impreso es insustituible. Es una cuestión de sensaciones.

    ResponderEliminar
  3. si, aunque no solo el new york times, la reviste WIRED tambien!

    http://www.wired.com/epicenter/2010/02/the-wired-ipad-app-a-video-demonstration/

    en verano saldra la primera edicion totalmente digital...

    ResponderEliminar
  4. Lo de la revista WIRED, como siempre, es de escándalo.
    Siceramente creo que, aunque a nadie más que a mi le gusta notar el peso de un buen libro sobre las manos, los nuevos formatos digitales, plataformas o como les queráis llamar van a hacerse un hueco, y más cuando los "hijos del ratón", las nuevas generaciones que han vivido con internet desde siempre, empiecen a ganar terreno. Entonces ya sólo quedaremos unos cuantos nostálgicos que coleccionamos vinilos, cintas VHS y libros sobre papel.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…