miércoles, 15 de julio de 2009

La formación europea en animación

No todo en la animación es Disney-Pixar, Dreamworks, Sony o los japoneses. Europa está haciendo un esfuerzo brutal por ponerse a la altura en términos de mercado. España (con Galicia a la cabeza) lleva años haciendo esta apuesta. Los próximos estrenos de Holy Night? de Dygra y Planet 51 de Ilion demostrarán una vez más el nivel alcanzado. Pero al margen de las iniciativas empresariales, quisiera hacer mención aquí del esfuerzo que se está realizando en las escuelas. Y en este terreno hay que admitir que Francia y Alemania están llegando a niveles fuera de lo común. Incluso habría que añadir que en el caso alemán el esfuerzo estratégico respecto a todo el audiovisual está dando unos frutos juveniles que en muy pocos años revolucionarán el sector, estoy seguro.

Como muestra un botón: en la última edición de Mundos Digitales el premio especial del público fue para Mon ami Charly.


Pero es que en general el nivel del certamen sube cada año entre otras cosas gracias a escuelas como ESMA, donde se realizó este vídeo, Gobelins, Supinfocom, todas ellas francesas, o la alemana Filmakademie Baden-Württemberg,.

Técnica asombrosa, estéticas logradísimas y una enorme eficacia en el modelo de producción y de distribución (sus productos son exhibidos por todo el mundo como la mejor de las promociones posibles para conseguir alumnado). Generalmente son centros que forman en dos tres o cuatro años, con una exigente selección de los candidatos y un profesorado de origen profesional con clara mentalidad de proyecto.

Con el paso de los años la única crítica general que se les puede hacer es que, a diferencia de los cortos producidos en América que suelen tener humor blanco, los europeos "pecan" en ocasiones de exceso de temáticas experimentales, tristes o trascendentes, lo cual siempre resta público y deprime a cualquiera que asista a un festival. Quizá en Europa tenemos aún la asignatura pendiente del guión, tanto desde la originalidad misma como de su desarrollo técnico y comercial, es decir, hacer historias que gusten al espectador.

En el caso de España, a pesar de que existe una larga tradición, la formación en animación (igual que en videojuegos, aunque es otro tema) carece del apoyo necesario.

La iniciativa privada no tiene suficiente dimensión, aunque existen algunas muy prometedoras como la recientemente presentada Fundación Averhó.

En cuanto a la formación en la universidad pública, se basa en unos cuantos profesores visionarios que luchan contra un sistema incapaz de adaptarse al mercado y que tienen que aceptar trabajar junto a otros profesores inadecuados, teóricos y obsesionados por "papers", "sexenios", "acreditaciones" y miserias de departamento. Para el gestor universitario español, incapaz de pensar más allá de su reducido cosmos, hablar de formación en animación, multimedia o interactividad es como hablarle a una banda militar de tocar heavy metal en un concierto de orgullo gay.

1 comentario:

  1. Sin duda Mon ami Charly me sorprendió gratamente (sobra decirlo). Pero desde que asisto a Mundos Digitales, año tras año no me deja de impresionar la Filmakademie Baden-Württemberg alemana. Estética, técnica y argumentalmente supera a casi cualquier escuela europea de animación.
    Como no, destacar el corto francés de ESMA sobre todo por algo que mencionas como flojo en general en Europa: el guión. No sólo lo quise mostrar en facebook por su estética y acabados sino también por la idea: una crítica sorprendente y plagada de gags de humor negro que no deja indiferente al espectador. Como muestra: Premio especial del público en la edición de este año de Mundos Digitales.

    ResponderEliminar

Mi Twitter

    follow me on Twitter