sábado, 18 de julio de 2009

Chick lit, sólo para mujeres

Tengo la sensación desde hace unos años de que el mundo femenino está revuelto. Reconozco que las mujeres son uno de mis temas preferidos. Siempre lo han sido en términos generales, me gustan, las trato de entender, dimito, me siguen gustando, las odio, las adoro. Pero en los digamos últimos diez o quince años se han convertido para mí (ya sé que para mucha más gente también, claro) en tema de estudio. No sólo desde la famosa perspectiva de "género", sino también desde la del mercado.

Empecé por observar los anuncios tipo Siemens, en los que si un marido no sabía cocinar se lo llevaban detenido. Después, los que aparecían hombres objetos devorados por mujeres Scotcht-Brite. Aquella iniciativa de Volvo de mujeres diseñando un coche para mujeres. Sex and the City, Bridget Jones, El Diablo se viste de Prada, Confesiones de una compradora compulsiva (Confessions of a Shopaholic) y docenas de productos audiovisuales que no sólo presentan a una mujer moderna, sino también a esa consumidora feliz de serlo, hedonista en todos los aspectos incluido el sexual, pero llena de contradicciones, naturalmente contradicciones blancas, occidentales y acomodadas económicamente.

Antes de que el tema estuviera de moda, las llamábamos pijas, al menos en España. Ahora son chick. Lo sé, antes también, pero es que ahora se ha convertido en una etiqueta post-feminista que llega a su máxima expresión en las mujeres de mediana edad aunque tiene proyecciones muy curiosas en las veinteañeras y hasta en las niñas. En literatura la etiqueta es chick lit, y ayer eché un vistazo a uno de los últimos libros del género: Los novios basura, de Jessie Jones. Trata de esa situación cada vez más frecuente (ver el post sobre Sex and the City) del exceso de noviazgos fracasados.

Y, saben qué, este tema da para tanto que me lo voy a tomar con calma. Seguiré pensando en ello. Total, voy a meter la pata igual.

2 comentarios:

  1. Pues yo me confieso muy fan de la literarura chick lit y creo que debe uno tomársela como lo que es, entretenimiento. Yo, personalmente, ni busco un marido, ni lo deseo pero me divierto un montón leyendo ficción sobre otras mujeres que además de lograr el trabajo de sus sueños (para el que están altamente capacitadas aunque sean barrenderas) acaban encontrando ese hombre perfecto que las apoya en todo y es comprensivo, atento, dulce, cariñoso y apasionado ... ¿os parece que no es suficiente ficción, jajajaja?

    Por último recomiendo el libro de Jessie Jones porque es de lo más divertido que he leído en este género

    Un saludo,

    Ana

    ResponderEliminar
  2. Eso es verdad, a veces te ríes un montón. Gracias por el comentario y perdón por no haberlo visto antes.

    ResponderEliminar

Mi Twitter

    follow me on Twitter