domingo, 18 de octubre de 2009

Manifestaciones

Nunca me han gustado las aglomeraciones, no sé si algún antepasado mío murió linchado o arrollado por una masa, pero las concentraciones humanas, ya sean festivas, deportivas, políticas, religiosas o militares (éstas algo más) me ponen nervioso. Con la multitud desaparece el matiz, todo se hace simple, burdo y elemental, cuando no salvaje o tumultuoso. Miles de personas juntas se convierten en chusma o en manada casi sin previo aviso. Se contagian la risa, los gritos, el odio, la adoración, el fanatismo, el pánico, pero nunca el sentido común, nunca la reflexión. Y los que las manejan , tarde o temprano, se emborrachan de poder, incluso los más bienintencionados, no digamos los demagogos profesionales, los de fines inconfesables o los hijos de puta, por citar algunos ejemplos, que siempre quieren obligar a alguien a hacer algo, porque hay un tropel jaleante al que pueden azuzar.

Comprendo que a otros les encante formar parte del séquito, de la hinchada, del cortejo o de la tropa. Qué le voy hacer, la única cola en marcha que soporto con gusto es ante una urna. Si no pudiera votar, la cosa sería distinta. Pero mientras tanto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi Twitter

    follow me on Twitter