Ir al contenido principal

No prefiero ser pianista en el burdel

Asumámoslo, algo hacemos mal los que nos dedicamos a la Comunicación, así, en general porque si no es incomprensible la imagen que tiene de nosotros una buena parte de la sociedad. Dicho en pocas palabras: los periodistas somos unos mentirosos, indocumentados, sensacionalistas y verduleros; los publicistas, unos manipuladores sin escrúpulos que se forran engañando a la gente; los del cine, unos caraduras que viven de la subvención, activistas políticos coñazos incapaces de hacer productos decentes (y eso se dice incluso de Celda 211); la televisión es directamente basura; muy pocos están dispuestos a pagar por contenidos (y eso se dice el año de Avatar o Modern Warefare 2); y hasta en las Universidades las disciplinas de Comunicación son como de segundo nivel, no se reconoce como campo científico, los filólogos dicen que preparan periodistas; los informáticos, diseñadores; los ingenieros y hasta los rectores creen que lo importante son los cacharros, las redes, las antenas...

Naturalmente no todo el mundo piensa lo mismo. Las Facultades de Comunicación siguen teniendo una gran demanda (aunque después llegan los profesionales y también las ponen a parir), la gente se pirra por salir en la foto, y cuando se informa o se entretiene con un telediario o con un magazine lo considera tan normal que no repara en que es el resultado del trabajo de unos profesionales que después desprecia o descalifica.

Pero está claro que somos culpables. Al fin y al cabo nuestro trabajo consiste, entre otras cosas, en la imagen. Y somos malos construyendo la propia. Hemos vendido políticos, empresas, cantantes y "belenestébanes", los medios de comunicación han creado el fenómeno del fútbol que ahora los arruina, han propagado, a veces con retraso, a veces en vanguardia, todas las ideas que amueblan la cabeza de nuestra sociedad, la forma de hablar, de vestir, de decorar la casa. Hemos convertido en dioses adorados por la masa a miles y miles de Juan Nadies. Y no somos capaces de ganarnos el respeto hacia nuestras profesiones de buena parte del público.

Existe un viejo aforismo en comunicación: No le digas a mi madre que soy (periodista, publicista, etc), dile mejor que toco el piano en un burdel. Así que el problema no es nuevo. La novedad reside en que ahora algunos de estos oficios están en peligro de extinción. Y no sé si nos lo podemos permitir porque, como dice un amigo mío –por cierto, informático– hay muchas profesiones que si mañana desapareciesen de golpe nadie se enteraría, al menos a corto plazo. Pues si desapareciesen mañana todos los profesionales de la comunicación, a nuestra sociedad no la reconocería ni la madre que la parió, así que a lo mejor no prefiere lo del piano en el burdel.

Comentarios

  1. Igual los medios de comunicación no han tenido éxito vendiendo su propia imagen porque vender la imagen de futbolistas, belenestébanes y actores flojos da mala imagen, ¿no? Es como si un oculista te cuenta un chiste sobre ciegos, te vende una montura hortera que ha diseñado él y te dice que no le pone cristales porque total, para lo que hay que ver... Pues no lo recomiendas, claro, porque tú querías ver mejor y él te ha vacilado. Yo creo que hay buenos profesionales de la comunicación que despiertan respeto, pero suelen ser los que se dedican a hacer su trabajo lo mejor posible, ¿no? Informar y entretener. Y si respetan intelectual y moralmente al interlocutor, obtendrán respeto también. No sé, por apuntar algo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. El respeto individual es relativamente sencillo, la verdad es que nunca me he sentido "despreciado" por ser periodista. Pero el respeto colectivo es diferente. Antes había películas que elogiaban la figura del reportero, del director de periódico, ahora esas pelis ponen a parir a los periodistas como entrometidos. Las encuestas nos ponen a la altura de los políticos. Y lo malo no es eso, sino que la gente de verdad empiece a creer que es una profesión prescindible. Y no le es en absoluto. De hecho existirá siempre. Lo malo es que deje de cobrar del público y cobre de fuentes poco claras.

    ResponderEliminar
  3. Generalizar es el primer pecado que se puede cometer con el mundo del periodismo, y con cualquiera. Yo creo que el problema es que en este país hay mucho intrusismo y, además, las noticias están muy mediatizadas dependiendo del medio para el que se trabaje.
    El periodismo libre de ataduras nunca obtendrá financiación.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…