Ir al contenido principal

Bachillerato, FP y Universidad

Si usted es español, salvo que tenga hijos en las edades afectadas, seguramente no tenga muy claro el conjunto de novedades educativas que se han producido en los últimos años. Una de las más curiosas es la del bachillerato. Resulta que hace un par de años se les ocurrió a las preclaras autoridades educativas de este país crear tres bachilleratos diferentes: al de ciencias de toda la vida le llamaron Ciencias y Tecnología; al de letras, Humanidades y Ciencias Sociales; y uno nuevo llamado de Artes, desdoblado a su vez en dos vías: Artes plásticas, imagen y diseño y Artes escénicas, música y danza. Resulta que un par de años después de echar a andar el modelo, los dos primeros bachilleratos se pueden estudiar en más de 4.000 centros en toda España, pero el de Artes no llega a 300 centros, en muchas provincias existe un único sitio donde se imparte. ¿Para qué se ha creado entonces? La cabeza de los políticos responsables de la educación, esa gran desconocida.

Lo que probablemente le sonará, un soniquete leve, que tampoco..., es que la Formación Profesional, calificada con frecuencia como hermana pobre del sistema a pesar de que ha recibido en ayudas públicas europeas cantidades más que respetables (conozco centros de FP que tienen el triple de presupuesto que la Facultad donde trabajo), les sonará, digo, que se trata de un tipo de enseñanza cuyo objetivo primordial es el empleo (bueno, ahora ya lo dicen, con estrechez de miras, también de la Universidad). Por eso existe un mapa de títulos tan conectados con la realidad laboral como "Asesoría de imagen personal", "Servicio al consumidor" o "Animación turística". Por favor, que nadie se me enfade, ni sus profesores, ni sus titulados o alumnos. Pero ¿alguien busca "asesores de imagen personal" en posesión de un título o ciclo de grado superior?, ¿es esto un ejemplo de adaptación al mercado laboral? ¿Por qué se crean estos estudios?

Si está perdido con lo que ocurre con el bachillerato y la FP, no le digo nada con la Universidad. Desde el acceso (se está improvisando estos meses como si la reforma llegara por sorpresa), hasta el doctorado (hay quien ha necesitado cursar siete años para empezar a hacer la tesis y ahora algunos listos se están aprovechando tras cursar una diplomatura de 3 años y un master de dos, todo un ahorro), pasando por las llamadas ramas de conocimiento, que no se corresponden con los bachilleratos, ni con las áreas de conocimiento de los profesores, ni con los departamentos, ni con las Facultades ni con los nuevos títulos de grado ni con los postgrados. Usted puede encontrarse, por ejemplo, un grado en Periodismo y un postgrado en Periodismo, ¿diferencias prácticas con efectos profesionales, científicos, laborales? uffff, una carrera que se llama igual que otra puede pertenecer a ramas de conocimiento diferentes, impartidas por profesores de casi cualquier área de conocimiento, titulados casi en cualquier cosa y que impartirán lo que les da la gana al margen del nombre de la asignatura.  Además las clases ya no son como siempre. Ahora hay nuevos tipos: magistrales (o de grupo grande), prácticas (o de grupos medianos) y tutoriales (o de grupo pequeño). Como las paredes no son móviles, faltan aulas para los nuevos espacios, faltan profesores para que los alumnos no estén esperando su turno de grupo reducido. ¿Por qué se diseñan estos sistemas si al final no se pueden aplicar o son carísimos?

Estamos sobrados. Inventamos cosas imposibles con los recursos que tenemos, complicamos y complicamos las cosas sin parar. Primero llega un político, luego un asesor o un técnico de algún planeta ajeno a la galaxia, luego vuelve el político y se desencadena el proceso. Hala, ya está. Todos a cumplir con la nueva norma que nunca se cumplirá más que en apariencia. A mí al final ya sólo me dan pena los chavales. Los demás estamos subidos a la estúpida bicicleta viviendo de darle pedales para que no se caiga. Seremos mamones, uy perdón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…