Ir al contenido principal

Protocolos y responsabilidades

El protocolo de violencia de género funcionó. La policía exige un protocolo sobre la exposición pública de los detenidos. El Congreso pedirá un mañana un protocolo para atender a los niños víctimas de la violencia "de género" (perdón, pero aquí sí que meto las comillas). Los expertos piden que se unifiquen protocolos, porque cada autonomía tiene el suyo. El caso de la niña de tres años fallecida en Tenerife y el linchamiento mediático y social que sufrió su padrastro hasta que fue puesto en libertad sin cargos se va a solucionar con protocolos. No se volverá a repetir gracias a los protocolos. Y si todo funcionó mal, si los médicos metieron la pata, si la niña al final murió, si un inocente fue expuesto por la Guardia Civil a la "santa ira del pueblo", si los periodistas lo condenaron, no ha sido por culpa de los protocolos, sino en todo caso por su ausencia.

Los protocolos son maravillosos, nos dicen lo que tenemos que decir y hacer. Nos eximen de responsabilidades, cumplimos órdenes, acatamos lo políticamente correcto, obedecemos porque no tenemos criterio ético, porque la sociedad-grupo-masa brama indignada que se sepa con contundencia. Soy un simple funcionario, soy un simple periodista, soy un simple médico, soy un simple defensor de las víctimas de la violencia. Yo sólo cumplo protocolos. Qué bien.

Y el debate durará un par de días. Estoy entusiasmado.

Qué tal unas palabras sobre la formación de los periodistas, de los policías, de los médicos, de los activistas de todo pelaje, de los que se lanzan a la calle, de los que se dejan manipular, de los que quieren vengarse de dios sabe qué agresión cósmica, de los que devoran miserias y de los que las alimentan para forrarse o ganar elecciones.

Bah, para qué perder el tiempo. Mejor pongamos un protocolo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…