Ir al contenido principal

Las series de nuestra vida

Para la preparación de unas clases, una colega me pidió el nombre de las diez mejores series de la historia de la televisión. Me resultó imposible decir diez, en realidad fue como si se me hubiera disparado un mecanismo de verborrea irrefrenable y empecé a disparar títulos como una metralleta. Mi reacción me hizo tanta gracia que empecé a preguntar a amigos en persona, en Facebook y en Twitter y no me atreví a hacerlo en LinkedIn, en Plaxo o en Xing por aquello de no convertirme en un tabarras. Seguro que simplemente al leer esto le puede estar pasando a usted algo parecido.

Pero voy al grano.

En un pispás han salido 97 títulos, a bote pronto, si reflexionar demasiado, y podrían haber salido muchísimos más. Los finalistas, por culpa de los empates, no serán 10 sino 13 series, pero es igual, que al fin y al cabo esto no pretende ser más que un divertimento.

Y el resultado de tan interesante investigación con algo más de una treintena de colaboradores ha sido:

Empatados a cuatro puntos: Raíces, Star Trek, Expediente X, MacGyver, La Casa de la Pradera y Friends.

Empatados a cinco puntos: Yo, Claudio; Urgencias, Twin Peaks y Dallas.

En segundo lugar, con seis puntos: Kung Fu y Cheers

Y ganador, con siete puntos: Lost o Perdidos.

Me da algo de vergüenza, no he visto ocho de las 97 y resulta que de todas las finalistas me he perdido dos. Diantres.

Comentarios

  1. Yo también lo admito. No la he visto... por lo que me siento, en muchas ocasiones, un bicho raro.

    ResponderEliminar
  2. Eu perdinme máis de dúas. E ponte a ver Lost, por Deus!!jaja

    ResponderEliminar
  3. Hacer un Top Ten de series es muy subjetivo, ya que el factor tiempo también condiciona bastante el que se vote más una serie que otra y de las que se tienen más recuerdos son las de telecinco típicas de las primeras incursiones.

    Me sorprende mucho que no haya aparecido en las listas alguna de la series de Groening (Simpsons o Futurama), Falcon Crest etc... no he visto ninguna de Falcon Crest y no más de 10 capis de V pero reconozco que en su época barrieron la audiencia y que hay que reconocer ese mérito y lo que significaron y el impacto que tuvo y cómo otras series beben de ellas y le deben a ellas lo que son ahora.

    Me gustaría saber qué criterio se ha seguido para poder puntuar porque me parece una lista algo subjetiva y muy ligada a una generación concreta (salvo el caso de Yo Claudio y Dallas), a unas cadenas dadas y a un área poblacional concreto.

    Y no he visto Lost y no me avergüenza no haberla visto aún, pero aún tengo pendiente de terminar de ver la de Galactica nueva. Una cosa que no me gusta de estas series de ciencia ficción como Star Trek, Galactica y Babylon 5 es que a pesar de ser alguna de ellas de civilizaciones humanas que jamas tuvieron contacto con la tierra lo muy americanas que son, que solo le falta comer perritos calientes, criar ganados, conducir coches de la general motors... no siguen el ejemplo de cultura alienígena como el caso de la guerra de las galaxias... lo único que asemeja a la cultura humana son la ropa y poco más, no se ve ni una llave inglesa.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Santiago, voy por partes.

    Todo fue una petición de amigos, sin más criterio que las primeras que venían a la cabeza, las edades de los que contestaron van de los 55 a los 20, más o menos, pero todos en redes sociales, que ya es bastante desviación.

    Los dibujos no valían como condición previa (la historia de la animación la damos en otra asignatura y la consulta surgió por un tema docente). Falcon Crest salió, naturalmente y V, pero no con tantos adeptos. Curioso.

    En cuanto a población, casi todos éramos gallegos, pero había cinco o seis de fuera de Galicia. En lo generacional, salieron series de los sesenta, setenta, ochenta, noventa y dos mil así que hay de todo, casi.

    Lo de la vergüenza por no ver Lost es broma, lo cierto es que lo intenté y no me gustó. Y con lo de las series de ciencia ficción, estoy de acuerdo.

    Gracias por lo amplio de tu comentario.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…