domingo, 29 de noviembre de 2009

La mirada de un inocente acusado y acosado

Algunos periodistas deben creer que la palabra presunto hace perder fuerza a un titular. Pero aunque aquí se hubiera incluido sonaría a tópico y la primera página de este periódico sería igual de inculpatoria e injusta. El sensacionalismo barato en la prensa que aspira a ser seria a veces queda tan en evidencia que no hay forma de disimularlo.

La mirada de este hombre no era la del asesino de una niña de tres años, sino la de un inocente viviendo el infierno de una falsa acusación y siendo víctima de algunos medios de comunicación, no sólo del ABC, por cierto.

Ayer fue puesto en libertad.

Espero que las primeras de algunos diarios muestren la cara de un inocente a cinco columnas y las disculpas de sus editores.

La falta de profesionalidad es lo que tiene.

3 comentarios:

  1. Muchos periodistas, redactores y editores deben pedir perdón públicamente y debemos acabar, de una vez por todas, con los juicios mediáticos.

    ResponderEliminar
  2. Cada vez son más frecuentes los "olvidos" periodísticos de este tipo, en parte porque precindir de la presunción de inocencia acorta los titulares y los hacen más directos e incisivos. Nunca se piensa en las consecuencias porque respetar esa regla de oro casi nunca tiene consecuencias directas ni indirectas. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. La FAPE pide perdón, los telediarios dedican unos cuantos minutos al debate, los columnistas y opinadores de masas se han lanzado al debate. Pero todos sabemos cómo se llega a estas situaciones en los medios: prisas, irreflexión, ausencia de filtros, inexperiencia o desidia. Pero además es indicativo de un problema más profundo, el topicazo de la "educación en valores", algo que no debería ser una asignatura sino que debería impregnarlas todas. La corrupción no sólo está en la política.

    ResponderEliminar

Mi Twitter

    follow me on Twitter