Ir al contenido principal

Cuánto deben cobrar los periodistas

Robert Picard afirma que los periodistas deben cobrar poco y explica que esencialmente su trabajo aporta poco valor. Puede estar tranquilo, hace mucho que los periodistas cobran poco, al menos en España, por eso sorprenden artículos como el de Jeff Jarvis, leído en 233grados.com, en el que afirma que se han acabado los tiempos en que el periodismo era un gran negocio y los periodistas habían creado una burbuja de la información. Confunden el sector con "los famosos" del sector o con los grandes medios nacionales e internacionales. Los profesionales sabemos mucho de esa brutal imprecisión. Es como hablar de la burbuja del fútbol a un jugador de regional preferente.

Algunos periodistas se han beneficiado del star-system, especialmente en televisión y radio. Aportan a sus medios lo mismo que Brad Pitt a la taquilla de una película. Lo mismo que Beckham a la venta de camisetas. Sin duda cobran una barbaridad, pero es que les ha tocado la lotería.

Otros ganan una miseria, como en el cine, como en el fútbol. La diferencia está en que su tarea aporta un valor intangible muy superior. Porque trabajan con la imagen de las personas, con la percepción de la realidad. Y esto ocurre al margen del medio, de la tecnología, de la web o la rotativa, implica taquillas y camisetas en la práctica totalidad de los negocios, en la evolución de las bolsas, en la "cotización" de los profesionales, en la de los políticos, en de los empresarios.

No es tanto el valor social, que también, no es tanto su papel de contrapoder, bastante escaso, ni siquiera se trata de evitar la "idiocracia", que quizá tampoco. Se trata de dinero. A cortísimo plazo. Y si no que se lo pregunten a Florentino. 

Comentarios

  1. Antonio, ya estás enlazado:

    http://lahuelladigital.blogspot.com/2009/05/brutal-imprecision.html

    Saludos, abrazos y bienvenido a la blogosfera ;-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Radón en el campus, dos años después

Ha pasado un tiempo y la Universidade da Coruña ha tomado medidas sobre la presencia de gas radón en el Campus de Elviña. Medidas políticas, sanitarias y científicas. Ha tranquilizado a muchos. A mí, también. Han sido dos años sin confiar demasiado en que se lo tomasen en serio desde el rectorado. Pero se han ventilado instalaciones, efectuado catas en el subsuelo, chequeos, reformas de obras... y por fin se ha comunicado. Cierto que no es el mejor ejemplo de comunicación de crisis. Aunque tampoco una muestra de que si se gestiona mal el coste sea demasiado alto. A pesar de 12 cánceres de distintos tipos. A pesar de estar afectado un centro educativo, siempre más sensible que otro tipo de escenarios. A pesar de que ha habido muertes. Al final, los seres humanos aceptamos lo razonable.

Cierto que cada vez que entro en el despacho abro la ventana. Pero asumo el riesgo como algo parecido al derivado de la contaminación, desplazarse por carretera, a estar vivo. Llámenle autoengaño. Llámen…