Ir al contenido principal

Revolucionar la Administración

De acuerdo, sé que es improbable que ocurra, pero ya que se abre la caja de Pandora juguemos a revolucionar la Administración española. Por partes.

En España hay más de 8.000 ayuntamientos, dejémoslos en 500, incluso menos. Entre áreas metropolitanas, comarcas, etc. estamos más que servidos. Así buena parte de las autonomías carecerían de sentido, las 17 podrían reducirse a cinco o seis como mucho, y las diputaciones provinciales y los cabildos desaparecerían. Las más de 70 universidades seguramente se pueden reducir a la mitad. Puede que sobren cuerpos policiales, sistemas sanitarios, educativos, pero no en España: en toda Europa. Puede que las Administraciones centrales de cada Estado deban adelgazarse y unificar criterios, competencias y planteamientos a nivel europeo. ¿Ministerio de Economía? alemán; ¿Educación?, finlandés; ¿Sanidad? pues, aunque les parezca mentira, español; ¿Cultura?, italiano; ¿Defensa? británico; ¿Justicia?, holandés; ¿Exteriores?, francés... Paro, no quiero caer en el tópico; aunque hay múltiples aspectos administrativos que son claramente más prácticos si están centralizados y otros, descentralizados. No sólo es cuestión de dinero, sino de funcionamiento. Por ejemplo: un sólo código de circulación y no permitir que cualquier policía local se invente una forma de circular en una glorieta.

Si reducimos niveles administrativos tal vez se puedan reducir los puestos administrativos, pero en realidad nadie quiere que se reduzcan el resto de los puestos públicos: no queremos menos profesores, médicos, jueces, bomberos, policías, ni siquiera queremos menos administrativos cuando estamos en la cola de una ventanilla, lo que queremos son menos ventanillas. Administración única, una idea de Manuel Fraga que, con más o menos matices, habría que recuperar aunque haya que olvidar otras.

Más revoluciones: un solo sistema electoral, un único modelo de financiación de partidos. La corrupción y la mediocridad política son fruto del modelo, además de la ausencia de valores éticos, pero también de los sueldos bajos. A los políticos hay que quitarles privilegios (que son carísimos para las arcas públicas) pero también hay que aumentarles el sueldo. Los mejores del mundo privado tienen que verse tentados por el servicio público por el reto de hacer cosas, pero no pueden perder dinero, al menos no mucho dinero. En general los sueldos hay que diferenciarlos, no igualarlos, pagar el valor añadido que aporta el individuo, no puede haber una diferencia de 600 euros entre el salario base más bajo y más alto, o que la inmensa mayoría de los funcionarios cobren entre 1.200 y 3.000 euros. Esa no puede ser la diferencia entre un ordenanza y un catedrático. Al respecto, la radiografía que publica El País resulta esclarecedora.

Otras ideas: ¿qué tal aumentar la productividad, la eficiencia? La del empleado público y la del privado. Y las del empleador y las empresas, naturalmente. La competitividad no va a venir de la mano de la bajada de sueldos, salvo que estemos dispuestos a llegar a los modelos de Foxconn, la empresa que dedica 400.000 empleados a fabricar en China el iPad, con un salario medio de menos de 1.800 dólares anuales (eso sí, los psicólogos contratados para evitar sus suicidios cobran entre 25.000 y 70.000), o al modelo universitario indio, donde un profesor universitario cobra 600 dólares al mes pero un estudiante universitario puede vivir becado por 30 dólares al mes. La productividad vendrá de racionalizar horarios, trabajar y cobrar en función de resultados, vendrá de la mano de la innovación, la imaginación, el único recurso ilimitado. Aunque también vendrá de tener hijos, aunque esa es otra cuestión.

Asia está hambrienta de crecimiento, China coloniza África, Latinoamérica sigue pegando bandazos políticos, Norteamérica tiene la máquina de hacer billetes, consiente la burla del Sistema Monetario Internacional y los paraísos fiscales, y vende iPads. Mientras Europa recorta los sueldos. España, casi más que nadie. Pero las revoluciones siguen siendo necesarias. Ojalá sepamos hacerlas civilizadamente, sin violencia. Aunque a largo plazo, vaya usted a saber. Si las clases políticas siguen empeñadas en mantener el modelo actual, no apostaría mucho por la tranquilidad social en menos de media generación.

Comentarios

  1. Evidentemente, sería necesaria una revolución no sólo de la Administración, una revolución general. Este sistema no se sostiene y precisa un cambio radical, pero supongo que hay demasiados intereses en juego y simplemente se cambia algo para que todo siga igual.
    Estoy totalmente de acuerdo cuando dice "En general los sueldos hay que diferenciarlos, no igualarlos, pagar el valor añadido que aporta el individuo..." y lo digo desde mi situación de funcionaria docente, que en multitud de ocasiones trabajo por "amor al arte".
    ¿Sabe lo que más me gusta de sus exposiciones? Que manifiesta ideas que no son correctas políticamente (utilizo este término por aclarativo, no porque me guste, que está ya muy manido).
    Enhorabuena, de nuevo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…