Ir al contenido principal

Ser padre en las redes sociales

Soy padre. Supongo que eso me resta tanta objetividad como no serlo a la hora de opinar sobre la educación de los hijos. Siempre me ha llamado la atención la capacidad de algunos profesores de separar sus papeles de padre y maestro. Más aún en los pedagogos. Y mucho más cuando hablan los expertos en comunicación, sobre todo desde una perspectiva ética, deontológica e incluso legal. Hablando de Internet se mezcla todo con los derechos fundamentales garantizados por la Constitución (en este caso me refiero a la española) y hasta los derechos humanos. Además, naturalmente, los derechos de la infancia, su protección, etc etc etc.

La cuestión ahora, como hace quince años con toda la Red en general, es cómo proteger a los hijos de los "peligros" de las redes sociales sin invadir su derecho a la intimidad. Y opinan los expertos, y los padres, hasta -imagino- los padres expertos.

¿Lee usted el diario de sus hijos?, ¿le escucha sus conversaciones telefónicas?, entonces, dicen, ¿por qué le espía en las redes sociales?, ¿cree que tiene derecho a entrar en su Tuenti, o a darse de alta con una identidad confusa para participar o asistir callado a la conversación?, ¿cree que puede exigirle sus contraseñas?, ¿tiene derecho a repasar su historial de navegación? Todo un debate.

Pero curiosamente a la discusión siempre se le sustrae un hecho fundamental: las redes sociales no son espacios privados sino públicos, por definición práctica y, sobre todo, técnica. Subir información a Internet es publicar y esto implica una serie de matices ajenos a las comunicaciones privadas, esas cuyo secreto garantiza el artículo 18 de la Constitución (en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas), que se podrían asimilar al correo electrónico. Publicar entra de lleno en el artículo 20, donde precisamente se ponen los límites de la protección a la juventud y a infancia.

Cuando alguien publica también asume responsabilidades, civiles y penales. Como padres no sólo puede preocuparnos qué leen nuestros hijos, sino también qué "publican". Y eso es algo que suelen olvidar los que se manejan en estos procelosos mares, donde se publica con una alegría inconsciente, ni siquiera necesariamente malintencionada. Pero un buen día alguien se puede sentir molesto, alguien con conocimiento o poder suficiente como para hacer valer sus derechos y entonces, entre la Constitución y la Ley de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen pues va y te la arma.

Todo eso sin entrar en los "peligros obvios" de las Redes, desde la pederastia hasta las convocatorias de suicidios colectivos. No hace falta ponerse trágicos ni alarmistas. A finales de los noventa de Internet se decían los mismos argumentos que ahora se utilizan para asustar con Facebook. No es eso. Sino algo mucho más cotidiano: la publicación de la vida privada.

Así que como padre voy a preocuparme todo lo que pueda, y desde luego voy a poder bastante, de las comunicaciones públicas de mis hijos. En realidad deberían hacerlo también los fans de las webs dinámicas, los foros abiertos, los comentarios en blog sin moderar, los que juegan a hacer periódicos online... ojo que nunca pasa nada hasta que pasa. Y después la culpa es de los otros. Sé que hay sentencias en todos los sentidos, condenatorias y absolutorias. Los jueces están casi tan despistados como los legisladores. Casi tanto como los padres.

Comentarios

  1. Sensacional entrada. Totalmente de acuerdo. Permiteme que la difunda en mi blog.


    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Tema fascinante…creo que se podría hablar largo y tendido por la infinidad de matices a tratar.
    Soy profesora, madre y no estoy más preocupada por esto que por otras cosas de la vida de nuestros hijos/as; quizás, lo que más me preocupe son los peligros fortuítos a los que puedan estar expuestos.
    El mundo que heredan es el que es, enseñémosles a usar, rechazar o aceptar responsablemente lo que tienen a su alrededor, con visión crítica.
    Exposición pública de la vida privada, preocupante; publicar en un espacio en la red, también. Solución, creo que solamente la educación; pero una educación del siglo XXI, ni padres ni profesores podemos quedarnos en el siglo XIX, se lo debemos a nuestros jóvenes, se lo merecen.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…