Ir al contenido principal

Hablando de los Oscar

Si algo bueno tiene la víspera de los Oscar es que mucha gente se pone a hablar de cine. Y reconozco que los que más me fascinan son los que no tienen ninguna base técnica pero son aficionados, o espectadores esporádicos pero entusiastas, o fans de determinados directores o actores, y escriben en todas partes, a veces haciéndose pasar por expertos y otras confesando sin pudor que lo que le gusta o disgusta es porque sí y ya está.

Me fascinan porque muchas veces ven cosas que yo no veo y no ven casi nada de lo que a mí me parece evidente y que en ocasiones me distrae de lo importante por pura deformación, es decir, caen en la magia pero la analizan igual que si hubiesen escrito uno o diez guiones, rodado mil planos tras atrezzarlos, interpretado o dirigido a actores novatos y expertos, sonorizado, montado y hasta animado en 3D. Es genial, y lo digo sin ironía alguna, porque en líneas generales demuestra una cultura audiovisual ingente.

No es que yo sea un expertísimo profesional de la imagen. Mi relación con el audiovisual tuvo unos tímidos comienzos a mediados de los ochenta en La Voz de Galicia, un periódico que ahora se enfrenta al siempre aplazado reto de tener su propio canal de televisión después de varios éxitos y algún fracaso en la producción de ficción e informativos para la televisión autonómica gallega. Años después tuve mi propia productora y más tarde comencé en esto de la enseñanza de la producción y la realización. En total todo se resume en la participación en algo más de una veintena de documentales, testigo de alguna ficción, amigos y unos pocos años de estudio. Me siento un novato, pero he sufrido en carne propia de dineros, de artes y artistiñas, de tira pa'lante, dificultades técnicas, vanidades, condiciones climatológicas y, como creo que decía Jack Warner, muchos no lo quiero perfecto, lo quiero para el martes.

Por eso me encojo casi siempre ante el nivel de las grandes superproducciones, como si hubiera trabajado en el taller de la esquina y me dejaran ver la Toyota o la Mercedes. Hago de crítico, sí, aunque en el fondo me quedo extasiado con lo que son capaces de conseguir en Hollywood.

Pero en días como hoy, la gran mayoría habla de cine con desparpajo, sin ningún encogimiento. 460.000 entradas en Google tecleando "nomicaciones oscar 2010". Y, qué caray, adelante, aunque comparen a Cameron y Tarantino con Monzón y desprecien que la industria quiera dar premios a quien ha dado taquilla. Yo, simplemente, me voy a poner a ver En tierra hostil, y lo que me queda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…