miércoles, 10 de marzo de 2010

Errores de comunicación de algunas empresas

Esto es una nueva pataleta. Vengo de una reunión en una empresa que quiere planificar su Comunicación, especialmente en Internet. Sólo perdimos el tiempo discutiendo sobre algunos de los errores típicos:

1. Confundir el Marketing con la Comunicación.

Una cosa puede estar dentro de la otra y viceversa, pero el marketing no es sólo comunicación ni la comunicación es sólo marketing. Tampoco vale confundir marketing con ventas, pero eso es ya tan viejo que aburre, ¿no?

2. Entender que comunicarse es hablar, no escuchar a los demás.

Comunicar no es hacer declaraciones, ni publicar cartas de presidente.

3. Pensar que la firma de un convenio (o cualquier acto semejante) le interesa a alguien.

Junte en una foto unas corbatas, una mesa y un bolígrafo y habrá descubierto la fórmula mágica de la invisibilidad.

4. Creerse importante porque sí.

Es que los periodistas no se enteran, es que la gente no comprende, es que yo, yo, yo... Por cierto, lo que hacen los demás a mí me importa un pito.

5. Decir expresiones como "poner en valor", "business plan", "organización de interfaz" o "community manager"

Que les haga reír su padre.

6. Querer estar, luego ya veremos

Estar es facilísimo, incluso que se encuentren, lo difícil es que te presten atención... y que la merezcas.

7. Cuantificar por cuantificar

No nos vayamos a creer que los "amigos" y los "fans" son amigos y fans de verdad. En la comunicación de masas la masa siempre ha sido la excusa, lo importante fueron, son y serán los iniciadores, los influyentes, los prescriptores, los autorizadores, los decisores. Lo de distinguir el grano de la paja no se refiere a los adolescentes.

8. Confundir objetivos de Comunicación con los de otros departamentos o herramientas.

Del mismo modo que no se nos ocurre medir las ventas con el dinero de caja, o los clientes con el almacén. No hay atajos. Si sus políticas de producto, precio o distribución son inadecuadas, comunicar bien sólo acabará dando a conocer sus errores a más personas.

9. Pensar que comunicar es cosa de uno

Se necesitan dos como mínimo, pero me refiero a que una persona de comunicación en una empresa donde nadie quiere comunicar, empezando por el jefe, es una pérdida de tiempo. Igual, por cierto, que poner a una persona de marketing si es el único que quiere enterarse de lo que quieren los consumidores y el único que quiere dárselo.

10. Imaginar que Internet lo cambia todo

No cambia casi nada. Sé que suena raro, pero sólo es otro canal, eso sí, muy horizontal e igualatorio, que no igualitario. Lo importante de las redes son, como siempre, las personas que interactúan en ellas, no las empresas, no los cargos, no las tecnologías. La gran diferencia es su memoria ingente, la recuperación de información en cualquier momento. Invierta en credibilidad, no en software, sea todo lo sincero, natural y decente que se pueda permitir en la Plaza Mayor de su pueblo, donde lo ve todo el mundo y todo el mundo se acuerda de usted.

Pongo diez porque soy un clásico, pero hay libros, casi enciclopedias, con listas de docenas y centenas de errores semejantes. Casi siempre son los mismos. Recogidos de mil formas, con decenas de miles de ejemplos. Y una y otra vez te los vuelves a encontrar: porque el empresario es joven, porque es viejo, porque es ignorante, porque es listo, porque... es humano. Y nuestro trabajo consiste en esto. Y en no cometer nuestros propios errores en la medida de lo posible, que también tenemos unos cuantos.

3 comentarios:

  1. Ayyy, cuanta razón tienes a veces. Sólo a veces, eh?

    Quiero destacar sobremanera el primer punto, por vivirlo en mis propias carnes no hace mucho. Y el sexto, por ser una verdad como un templo, porque una cosa es que te creas ser merecedor de toda la atención y otra muy distinta es que realmente lo seas.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Vaya por Dios!!!

    De acuerdo en que se comenten errores, que los emperasios (y emprendedores) no vemos las cosas igual que los expertos en el marketing, que los de marketing no son los de ventas y que el mundo es mundo por ser imperfecto.

    Pero..... ¿Cuando dejamos de repetirnos una y otra vez diciendo cuales son los errores, para decir lo que hay que hacer y como hay que hacerlo?

    Se cansa uno de tanta literatura negativista que destaca errores y dice poco o nada de como hacer las cosas bien.

    En definitiva, se trata de enseñar, no de regañar.

    ResponderEliminar
  3. Siento haber dado la impresión de estar regañando. Confiaba en que mostrando algunos errores estaban implícitos los aciertos.

    Hay empresas con enorme éxito que no son buenas en comunicación pero sí lo son en marketing (Inditex-Zara, por ejemplo).

    Puedes ser bueno en comunicación y no vender nada y puedes satisfacer mucho a tus clientes pero no lograr la rentabilidad.

    Pero si eres malo en comunicación y malo en marketing, difícilmente venderás o serás rentable. Aunque a veces ocurre. Cada vez menos.

    ResponderEliminar

Mi Twitter

    follow me on Twitter