viernes, 15 de junio de 2012

La felicidad

Bueno, bueno, bueno. Más pobres, endeudados, recortados. Todo sigue cayendo por la mista cuesta abajo. Mis conocidos ya no quieren hablar de economía. Prefieren el tiempo, el fútbol, los hijos, la salud... la felicidad.

Una pachanga con amigos de tu mismo nivel.

Una cerveza a la sombra un día de sol, con una buena conversación.

Revolcarte en la cama... haciendo cosquillas a tus hijos.

Pasear con tu perro por un monte espectacular.

Perderte con la moto por una carretera desierta.

Que te salga perfecta esa canción con la guitarra, el violín...y el resto del grupo.

Un trabajo redondo, cualquiera, de esos que lo notas... Y si además lo notan los demás, ya es la leche.

Que alguien te diga, diez años después, y sin necesidad alguna, que se acuerda se ti, que le ayudaste, que le influiste para bien y que ahora es un gran tipo que hace lo mismo a los demás cuando puede.

Un beso de tu madre, una mirada de orgullo de tu padre, un abrazo de cualquiera de los dos.

Dar todo lo que tienes a alguien que quieres de verdad porque lo necesita mucho más que tú.

Ver, escuchar, oler, tocar o saborear cualquier cosa realmente extraordinaria, en un instante.

El ritmo, el flujo, el transporte narrativo o cualquier otro estado en el que tu concentración y entrega es tan absoluta que no te enteras de nada, solo vuelas.

Reírte a carcajadas compartidas.

Seguro que, al margen de lo evidente, olvido mil cosas. Pero para todo lo demás... un experto en felicidad.

Y a los mercados que les vayan dando.

2 comentarios:

  1. Pasaba por aqui y me ha parecido genial...nos reiremos a carcajadas compartidas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Pues muchas gracias por seguirte pasando por aquí a pesar de la poca actividad XD

    ResponderEliminar

Mi Twitter

    follow me on Twitter