lunes, 21 de mayo de 2012

Salir bien en la foto

Vengo de la ITV, esa especie de oficina de Hacienda con pinta de taller. Miro a los inspeccionados. Somos casi todos mayores, incluso muy mayores. Bajamos de los coches un poco atolondrados. Avance, pare, abra el capó, pise el freno, mueva el volante, intermitente, avance, pare, encienda luz de cruce, baje... Se puede hacer un tratado sociológico viendo las expresiones de las caras. O el estado de los vehículos. Después pienso que lo mismo ocurre cuando entras por primera vez a un gimnasio. O a un país. De un golpe de vista recibes tanta información curiosa que se apelotonan las opiniones. Pero más que un tratado, lo que haces es una foto.

Me quité la barba hace unos días. Es como el Guadiana, no crean, desde hace 30 años. Pero un amigo me dijo ayer: "Chico, no te conocía tan afeitado. ¡Cambia la foto del Twitter!" De pronto me percaté de que la foto tiene ¡cinco años! Prefiero pensar que soy un perezoso, pero a lo mejor soy un coqueto. Sobre las fotos en redes sociales sí que hay auténticos tratados.

Tengo una cuñada famosa, guapa y joven. Salió en la portada de la edición peruana del Hola. Le han metido tanto Photoshop innecesario que no parece humana. Su piel es mucho más bonita al natural. Con poros, por fortuna. Y su expresión en persona comunica toneladas de energía sin nada en común con el nácar o el marfil de látex que muestran las fotos.

Las fotos mienten, se hagan en el río Chicago, en el Hola o en la ITV. Este fin de semana he visto Game Change y Hell and back again de Dannfung Dennis. Hablar de la foto de un producto HBO sobre Sarah Palin o de un documental sobre Afganistán realizado con una Canon Eos resulta casi gratuito. Escalofriante. Pero son fotos que me quiero creer, como una escena del primer capítulo de la segunda temporada de Shameless: ya no hacemos hipotecas basura, ahora apostamos contra el euro y Grecia. La realidad en la ficción y la ficción en la realidad.

Una última foto. Al parecer España debe 4 billones y produce 1 billón al año. Las familias deben casi 900 mil millones. La Administración, 700 mil. La banca 1,1 billones. Las empresas 1,3 billones (la mitad de esta deuda pertenece al parecer a 28 grandes empresas del IBEX-35). El déficit acumulado de España suma más o menos lo mismo que los presupuestos generales del Estado: unos 350 mil millones.

No apliquen el sentido común, ni la lógica de la economía doméstica. Es una foto. Repleta de Photoshop y ojos novatos.

Tengo que dejar de ver tanta foto y cambiar la mía del Twitter. Es como usted dice que yo digo, Clarita, hay que seguir viviendo (Les Luthiers). 

2 comentarios:

  1. Juan Carlos Fisher Tudela22 de mayo de 2012, 10:54

    Notable escrito señor San Juan. Aunque confieso no estar tan de acuerdo en el punto del Photoshop. Vamos por partes. Estoy viendo a las gentes salir del ITV (porque sospecho que es lo mismo que la Revisiones Tecnicas de por aqui) (la capital del Incario) con esa carita de "deber cumplido" que no se la cree nadie. Ese si que es photoshop. Nunca sabremos como pasaron el examen esos cachivaches que aun circulan derramando lisura, contaminantes, ruidos molestos y la sensación de que todo se arregla fotochopeando una ley.
    De la misma manera, nunca sabremos como es posible que una famosa newly wed de por alla, resulte menor que la cuñada famosa de por acá, aun cuando su partida de nacimiento fue escrita junto con el Acta de Independencia y algunos de sus tantísimos títulos. Ese si que es fotoshop.
    La cuñada famosa es linda y aunque ciertamente no necesita nada que la "alinde" mas, parece que es costumbre del semanario de marras eso de convertir en porcelana todo lo que no sea de Porcelanosa, incluida su imagen viva!
    Me hiciste la noche señor San Juan.
    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, gracias por tu comentario Juan Carlos. Tenemos que polemizar más... pero a ver si es en persona. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Mi Twitter

    follow me on Twitter