Ir al contenido principal

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que se salta con otra arbitrariedad: la del Gobierno de turno que decide otra cosa. Según ese criterio la mayoría de Galicia, por ejemplo, ni siquiera debería seguir el horario de Londres: debería tener una hora menos, es decir, dos horas menos que el horario oficial en Madrid. Eso, claro, si aceptamos que los husos horarios son paralelos exactos. En realidad, las autoridades políticas han decido que no lo sean por mil cuestiones de organización social.


Así, tienen idéntico horario oficial zonas con la misma latitud aproximada (pongamos 40 grados norte, la de España más o menos) distanciadas más de 2.500 kilómetros (un huso horario "perfecto" mide unos 1.200 km a la altura del paralelo 40).

Dicho de otro modo: en  Skopje (capital de Macedonia) o Belgrado (Serbia) el sol sale tres horas antes que en A Coruña. Hoy, por ejemplo en Skopje sale a las cinco de la mañana, en A Coruña a las ocho. En la dos ciudades el reloj marca la misma hora. Seguro que los macedonios madrugan más por el reloj. Pero los gallegos no son más perezosos.

Con el horario de verano, cambiamos el reloj, el sol sigue su rutina y nosotros seguimos nuestras discusiones. Se levantan una hora antes quienes dependen del reloj (quizá la mayoría) y los sistémicos (los que siguen el reloj por disciplina social) y los que pueden seguir sus biorritmos se adaptaran muy poco a poco, porque la presión social, la suma de las decisiones oficiales, los sistémicos y los obligados arrastran a los demás.

Es curioso, los antiguos que se guiaban por el reloj solar no tenían esos problemas. Y hoy la tecnología nos permitiría tener los relojes perfectamente sincronizados con la evolución anual del sol. Ni nos enteraríamos: cada día nos levantaríamos un poco antes hasta el solsticio de verano y después un poquito más tarde, o si se prefiere, entre equinoccios. Eso resolvería las discusiones sobre horario estacional. Sobre husos horarios, mírese bien el mapa y, querida alondra y querido búho, ensaye argumentos.

Eso sí, tenga en cuenta que, por si fuera poco, siempre ha estado mejor visto madrugar que trasnochar. Recuerden el refrán: "a quien madruga, Dios le ayuda". Aunque hace muchos años el humorista José Luis Coll lo reescribió: "a quien madruga... le salen unas ojeras..."

PD: Hablando de esto en la Ser: https://play.cadenaser.com/audio/1553503184_918499/


Comentarios

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…