Ir al contenido principal

Presidente, se me ha ocurrido que...

Soy un ignorante. No sé por qué si excedo el límite de velocidad en 30 kilómetros por hora me multan con 100 euros y si como pipas en la calle o paseo con el perro por la playa me multan con 300 e incluso con 1.125. Ambas noticias son de hace un año, pero no creo que haya habido ninguna "revolución" normativa que haya transformado el panorama. Hoy ha empezado la limitación de velocidad en autopistas y autovías a 110 km/h. Cuando la gente poco capacitada se le entrega el poder sobre los demás ocurren cosas como estas. En realidad mucho más graves, aunque al parecer estas se entienden mejor.

No sé si dar ideas, pero por ignorante soy de lo más idóneo para tomar serias decisiones que afecten al prójimo, así que, señor presidente, escuche lo que se me ha ocurrido:

Se podrían poner límites al consumo eléctrico, además aquí se puede atemorizar de dos formas: multando a quien se exceda de la barrera arbitraria que se le ocurra al ministro o directamente cortando la luz al infractor (prefiere la primera, pillín, lo sé, que luego hay que cobrar en un consejillo).

Algo semejante se podría hacer con el consumo de agua, que a veces andamos más escasos que de petróleo y además se podrían seguir retrasando las obras de mantenimiento de la red.

En lo tiempos que corren, qué menos que limitar el tráfico de datos. Todo el que vaya demasiado rápido por la red, suba o descargue demasiados gigas, debe ser susceptible de multa "sinde" o intervención policial. Además, seguro que algo desgastan los cables e incluso el aire si la conexión es inalámbrica.

A los controladores aéreos habrá que animarles (eso lo sabemos hacer como nadie) a declarar una huelga salvaje indefinida, que lo que se ahorra en queroseno con los aviones en tierra resulta que es una barbaridad.

Hablando de petróleo, se impone una limitación en todos los productos derivados (sí, presidente, si un día leyera la Wikipedia, se frotaría las manos). Como cuando lo de las corbatas del ministro. No era por el aire acondicionado, sino por toda la cantidad de tejidos derivados de petróleo que leyó un día en un artículo. Vale, no me pasaré, que a esa línea del texto no llegó  (la culpa es de Internet, que nos ha reducido la atención). Pero a la de los plásticos sí, hombre. Imagínese, presidente, todo lo que podemos meternos en la vida de los ciudadanos si ponemos límites al uso de plásticos (no a su fabricación, claro, eso no, que a ver si nos vamos a pasar, que no encontramos empleo).

Quien dice petróleo, dice gas. Calefacción, agua caliente... ¡y cocinas! Alguna penalización habrá que introducir en lo hogares, no se vayan a creer estos votantes que pueden hacer lo que les da la gana por el simple hecho de estar en su casa. Hay que comer más cosas frías, el que coma demasiados fritos o cocidos, además de colesterol, tendrá el resuello del gobierno en su cogote. Que hay que ser responsable, que la crisis nos exige a todos.

Se puede seguir. Sólo es cuestión de coger carrerilla. Si además, presidente, usted no se va a volver a presentar. Es la gran oportunidad para cambiar este país. El momento de hacer las reformas serias aunque sean impopulares.

Y esto lo ordenamos así. Con carácter, leñe. Porque somos mandatarios y mandamos. Tanta reflexión y tanto estudio paqué, hombre. Por cierto, que se me ha ocurrido también  que....

Comentarios

  1. A tus propuestas añado la gratuidad del transporte público. Por sumar, vamos. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Leyendo esta entrada, recordé una frase relativa a la Educación en nuestro país (sistema educativo), que escuché a Ramón Flecha en una conferencia hace unos días, lamentablemente podemos extrapolarla a otros ámbitos...¿a todos?

    Decía: "Somos un pais de ocurrencias, no de evidencias....".

    Pues eso...

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…