Ir al contenido principal

La nueva FP y otras propuestas

Cada vez me gusta más la idea de un amigo sobre la necesidad de elevar la edad de acceso a la universidad. Como profesor de enseñanzas medias, me aseguraba que era un disparate pretender una educación obligatoria hasta los 18 pero al mismo tiempo le parecía un desperdicio sentar a estudiantes de esa edad en un aula magna. El problema es que los niños crecen muy rápido, pero la adolescencia se ha alargado como mínimo hasta los 20 años o más. De modo que su propuesta consiste en ampliar hasta los catorce la primaria y fundir entre los 14 y los 20 años la secundaria, el bachillerato y formación profesional con un título (mixto) cada dos años. La formación universitaria se podría cursar entre los 20 y los 26, con otros tres niveles o ciclos, cada uno también con su propia titulación.

Lo sé. Otra propuesta más. Quizá tan válida como cualquier otra, con el inconveniente de la homologación con Europa. Pero piensen en algunas ventajas:

-Una de las grandes preocupaciones actuales es la "empleabilidad", la capacitación laboral. Con este esquema ya habría un primer nivel de preparación algo orientada al trabajo junto con una cierta cultura general a los 16 años. A los 18, más orientada aún. A los 20 estarían perfectamente preparados para trabajar en la práctica totalidad de los primeros empleos que puede ofrecer el mercado de trabajo o tendrían dos años más de madurez y práctica para matricularse en un grado universitario.

-Los adolescentes entrarían en contacto mucho antes con las competencias, con las habilidades, con la "realidad" y se enfrentarían a una carrera superior con mucho más criterio tanto para especializar su futuro profesional como para simplemente crecer como seres humanos. Nadie podría llegar a la Universidad sin conocer un oficio y nadie debería salir de ella sin la madurez de haber entendido los conceptos esenciales y profundos de su profesión o de su sociedad.

Seguramente la idea me gusta por mi propia carrera personal y por mi actual empleo de profesor de comunicación. En mi caso, si yo hubiera podido diseñar mis propios estudios, me gustaría haber cursado un bachillerato mezclado con una FP que tuviesen que ver con la comunicación en general. No es tan difícil: bastaría con tomar el actual bachillerato de Artes (ése que casi nadie ofrece), quizá con una pizca de tecnología, y un ciclo medio de Imagen o de Artes gráficas. Después, un ciclo superior de Imagen, Comunicación, Producción o Realización. Con 20 años me pondría a estudiar Periodismo, Publicidad o Comunicación Audiovisual. Y cada dos años alcanzaría un nivel académico nuevo: graduado, máster y doctorado. A los 26 empezaría a hacer la tesis si mi carrera se dirigiera hacia la propia Universidad.

La nueva FP, la que se publica en el BOE del pasado día 12 de marzo, contempla el reconocimiento de créditos universitarios y el acceso a los nuevos grados. Deja un amplio margen a las Universidades: entre 30 y 120 créditos (en realidad, entre 60 y 120). No está nada mal. Lo malo es que los graduados en FP se perderán los créditos de las materias básicas, teorías introductorias, etc y se van a encontrar otra vez con los contenidos más prácticos, los que se supone que ellos dominan más. En definitiva, el sistema se tiene que perfeccionar. Pero no se va por mal camino.

Sin embargo, podemos caer en el habitual péndulo español: ¿la FP superior es lo mismo que los dos primeros años de Universidad? Pues seguramente no, ni se trata de penalizar ahora a quien haya escogido bachillerato. En realidad, el gran pecado está en la división entre FP y bachillerato además de pretender convertir la Universidad en una Universidad Laboral.

Hacer sistemas de primera y de segunda división es una estupidez. Ya se encarga la vida de poner a cada uno en su sitio.

Comentarios

  1. La verdad, estoy bastante de acuerdo. Durante la carrera me he encontrado con gente que ha llegado a decir que en 3 años no había aprendido nada e incluso gente que tras obtener el título, realmente no sabe nada, por que no sabe como aplicar toda esa teoría a su vida laboral.
    Una reforma no estaría nada mal..

    Raquel Pombar

    ResponderEliminar
  2. Bueno. Creo que propones una especie de batiburrillo que nos lleva a los 26 años. ¿No se trata más bien de retener a los jóvenes fuera del mercado laboral cada vez más tiempo? Por lo demás, hay jóvenes que tiene claro lo que quieren estudiar y no buscan mezclas.

    ResponderEliminar
  3. Si se le llama batiburrillo a incorporar la formación profesional al bachillerato o viceversa, sí. Pero serían 6 años con un título a los 16, pongamos de aprendiz, otro a los 18, pongamos te técnico y otro a los 20 de graduado laboral. Ya en la Universidad, a los 22 se podría ser igual que ahora graduado universitario; a los 24, máster; y a los 26 doctorado. Con la tesis serían doctores. En otras palabras, no se retiene más tiempo a los jóvenes sino que se les capacita laboralmente desde el principio.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo. Yo optaría por la misma subdivisión.
    Con 28 años sólo pido obtener una formación que me permita trabajar de lo que he estudiado, poder decir que sé hacer algo y que sea verdad.
    Salir al mercado laboral hoy en día supone reaprender, eso no es malo, pero no es lo que se nos "vendió" en su momento.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…