Ir al contenido principal

Deudas del verano

Igual que Silvio Rodríguez, que en su "Testamento" debía canciones a un montón de temas, después de unas semanas sin escribir le debo posts a un montón de asuntos más o menos veraniegos, más o menos personales, políticos, locales o universales.

Le debo un post a Wallace Souza, el expolicía metido a diputado gracias a dirigir un programa donde se informaba de asesinatos hasta el extremo de, al parecer, provocarlos.

Le debo un post a los políticos que no se van de vacaciones y gobiernan con decretos de agosto hasta hacer el ridículo e incluso daño, con cuestiones de lo más variado, desde la ayuda al desempleo hasta la TDT de pago.

Le debo un post a las vacaciones de resort y su conglomerado de clientes, algunos extuneadores de ibizas metidos a padres de familia talluditos con niños a los que nada niegan salvo la educación. A los que acortan los días de descanso no tanto por la economía, que también, sino para aparentar que trabajan más que otros. A las estrategias turísticas ante la crisis, los precios, los servicios y el cobro de wifis, minibares, propinas o aparcamientos.

Le debo otro al uso de las redes sociales desde chiringuitos, terminales de aeropuerto o destinos internacionales, a la charleta intrascendente de Facebook o a sus tests. A las tarifas de internet móvil, que por muy delegada provincial que uno sea no es un delincuente por usar la red, más bien lo es la compañía capaz de facturar a alguien en un mes 40.000 euros por muchos datos que descargue. A la literatura de tumbona, engordada por las editoriales a bajo precio para simular dar más por menos; y a las barrigas untadas de protector solar que la soportan.

Le debo uno a las relaciones esenciales de familia carnal, política o marital, a las de adolescentes y niños, a los abuelos escoba y a los "sobrantes", a las de los ex y las segundas o terceras nupcias.

Le debo, cómo no, uno al clima gallego, y al recurso del agua como bien económico, del mismo modo que lo es el sol para el Mediterráneo, a la industria de los incendios, a la investigación contra las catástrofes, a la gestión urbanística y suburbana, al conocimiento en campos de especialización que proporciona el entorno de forma natural y que se desaprovechan.

Debo hasta un par de ellos a la creación y destrucción y creación de identidades gráficas corporativas para cosas tales como las guarderías: de no tener nombre a llamarse galescolas, y de galescolas a galiña azul.

A las comunidades pobres y ricas, a las carreteras limítrofes, a diez metros anchos y bien asfaltados porque son cántabros, 25 bacheados y estrechos porque son de Castilla-León, otros 150 buenos, otros 75 malos, los buenos con cartel "Cantabria", los malos anónimos, que ya se entiende.

Y, claro, a la gripe A, a los medios de comunicación, al miedo y los periodistas, a las clases de ética y deontología profesional de la carrera, a las campañas conscientes e inconscientes que quedan en nada o que consiguen sus objetivos.

Se me acumulan las deudas. Y quien cree que paga todo lo que debe o miente o tiene poca memoria. Así que muchas me quedarán pendientes. Seguro.

Comentarios

  1. Espero poder disfrutar, ya no digo de todos pero si de parte, de esos "posts" a los que hace referencia...prometen.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…