viernes, 28 de octubre de 2011

Qué moto comprar... ¿o es un coche?



Quizá usted no ande en moto porque las motos se caen. Esta no. Tal vez porque se moja cuando llueve. Con esta no. A lo mejor porque la carrocería no protege el cuerpo. Esta lo protege. Puede incluso que crea que las motos son ruidosas. Esta es eléctrica. Estoy hablando de la Lit C1. Un vehículo que quizá no tenga éxito como tantos otros que se han propuesto desde la creatividad y la falta de apoyo económico o del mercado, pero que a mi personalmente me devuelve la confianza en el avance de la tecnología. Parece milagroso.

Claro que puede que usted, como yo, sí ande en moto. Es posible que prefiera el viento a la lata, que eche de menos el manillar, o que le parezca otra "rodaja de Smart" como le llamamos a su homónimo de BMW...



Que por cierto anuncia su nueva versión también eléctrica (eso sí, se cae) aunque no es seguro que se llegue a fabricar.


Y tampoco estaría mal que el prototipo híbrido de Peugeot, con dos ruedas delante, se acabase convirtiendo en realidad aunque no parece muy probable.



De cualquier forma, todo dependerá del precio, dirán muchos. Yo creo que dependerá tanto o más de nuestra resistencia al cambio. De que realmente sepamos lo que queremos. ¿Queremos de verdad vehículos nuevos para solucionar los problemas de movilidad urbana?, ¿estamos dispuestos a montar en "cacharros" originales que llaman la atención? 
Los que odian las motos (muchos se han desatado con la desgracia de Simoncelli) y los que las adoramos o simplemente usamos somos con frecuencia igual de integristas con nuestras posturas. Y la tecnología se empeña en ofrecernos, en vez de integrismo, integración. Es mucho más divertido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi Twitter

    follow me on Twitter