viernes, 14 de enero de 2011

El sueldo de los políticos

La cuestión se ha vuelto a poner de actualidad una vez más por los fichajes de Felipe González y José María Aznar. Gas Natural Fenosa y Endesa los han contratado por algo más de 125.000 y 200.000 euros respectivamente. Y además cobran 80.000 euros de las arcas públicas en calidad de ex presidentes del Gobierno. No puede ser, claro. En un país donde el presidente en activo tiene un sueldo oficial de 78.000 euros, esto es una vergüenza. O la vergüenza son los sueldos de los políticos, claro. Aunque en realidad, la vergüenza está en que los políticos tengan otros beneficios menos confesables y públicos y que en este país seamos unos fariseos.

Somos el país (otros también, lo sé) del salario mínimo interprofesional, del convenio colectivo sectorial, de las becas indefinidas, de los contratos de prácticas falsos, de las dobles patronales para que la gente no tenga antigüedad, de las tasas notariales y registradores o las prebendas de estancos y administraciones de loterías, de la dosificación de farmacias, de las titulaciones que nadie aprueba en los años que corresponde no siendo que aumente la oferta de arquitectos o ingenieros de caminos o directamente dificultamos el acceso a Medicina para que no haya suficientes médicos, el país donde se le ha permitido a los controladores organizarse las horas extras, a los alcaldes recalificar terrenos y a los promotores financiar partidos políticos, etc, etc, etc. ¿Cómo no íbamos a ser el país de los políticos aparentemente de sueldos humildes (o casi) con todos los beneficios por detrás?

Qué quieren que les diga, me parece mejor que un ex presidente cobre 80.000 euros vitalicios e incluso que cobre 500.000 en activo y que se le controle toda oscura tentación de enriquecerse por otros medios, y me parece mejor que se les contrate para consejos donde pueden aportar valor real a los accionistas que se les incorpore a los centenares de consejos de entes públicos, cajas de ahorro  y demás dónde sólo chupan del bote sin preparación ni tan siquiera representación democrática real. Prefiero que un diputado tenga derecho a la pensión máxima a que no tenga más incentivo para ser político que lo que pueda sisar por detrás. Prefiero que un alto mandatario no se esté preocupando por su futuro y el de su familia, o por lo menos que no tenga excusa para cuentas b, regalos y demás.

El peligro no es que los políticos y los ex políticos cobren mucho públicamente. El peligro es que nos empeñemos en ser idiotas o que nos traten como tales.

7 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Esos titulares que comentas me parecen de lo más populista. Si tuvieran unos sueldos en condiciones tendríamos todo el derecho a exigirles mucho más. Pero si el presidente del gobierno cobra lo que cobra, no me extraña que tengamos al que tenemos.

    ResponderEliminar
  2. Ojo, yo entiendo lo que decís, ¿pero el presidente paga alquiler, transporte, ropa y manutención? Porque 80 000 euros limpios al año es un pastón y decir lo contrario puede hasta resultar ofensivo a un porcentaje muy alto de trabajadores, creo yo, vamos. Aceptar que la política es una carrera donde ganar pasta es una motivación fundamental es aceptar que la política es un negocio. ¿Lo hemos aceptado ya? Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. La política (a nivel profesional y no amateur como la ejercen muchos que se dicen políticos) es una actividad con la que te mereces vivir dignamente y evitar tentaciones malsanas en casos de debilidad económica y moral. Así evitamos quebraderos de cabeza. Mira que si nos encontramos a Carmen Ordóñez contando en Sálvame sus cuerno para poder sobrevivir...

    ResponderEliminar
  4. También te entiendo a ti. A cualquier persona normal le puede parecer un sueldo alto. Y muchos no quieren oír ni hablar de que los políticos esté bien pagados. Es una cuestión sensible. Pero yo desconfío de los regalos. Si fuera empresario no contrataría a ningún consejero delegado que me dijera "no hace falta que me pagues o págame poco". Prefiero pagar en función de la responsabilidad, del poder, del riesgo y controlar al detalle lo que ese alto directivo hace. Aunque tienes razón con lo de la motivación. La política debería ser una vocación de servicio. En fin.

    ResponderEliminar
  5. Perdón, perdón. El subconsciente me ha traicionado. Me refería a Carmen Romero, obviamente

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja, ya se entendía, Ana, la Ordóñez no sería novedad, incluso ahora en plan psicofonía.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, ¿y lo de este elemento?

    http://tinyurl.com/5wsg9ly

    Desde luego... que cobre más que nuestro Presidente es aun más vergonzoso. La SGAE nos roba y aun encima... lo único que hizo este hombre en su vida fue un musical, Jesucristo Superstar, (sí, un éxito, pero... ¿no ha llovido ya bastante?).

    Y aun encima le quedará el 60% de paga para cuando se jubile. Calculando... recibirá al mes lo mismo que cobraré yo en todo un año! Qué desgracia! jajajaja. Y luego le quieren bajar aun más los sueldos a los funcionarios!

    ResponderEliminar

Mi Twitter

    follow me on Twitter