Ir al contenido principal

Verdades

Yo también soy de los admiradores de Berlanga, de su cine y de su vitalismo. Se fue a morir tras protagonizar una campaña solidaria y una entrevista a un suplemento semanal. Además de ser un artista, era un técnico, un cachondo y un tipo con sentido común, al menos en su personalidad pública, que la privada no la conozco. Me gustó el titular de la entrevista: "El dolor me jode, pero morirme me jode aún más". A veces se necesita que alguien diga la verdad: morirse jode. Casi siempre a quien se muere y muchas veces a quien se queda. Vivimos ocultando en los medios de comunicación a los viejos, a los feos, a los gordos, a los enfermos... como si no formaran parte de la vida cotidiana. Y Berlanga se despidió acabado, enorme, jodido, real y haciendo. Como los grandes.

Pero no quería tanto hablar de Berlanga como de verdades, verdades obvias e incluso veraces, datos que simplemente basta comprobar. Y no hace falta ponerse trascendente. Basta tomar algunos ejemplos de las noticias de hoy.

Hoy se ha vuelto a hablar de funcionarios. La verdad es que funcionario no es lo mismo que empleado público. Y que en España hay un funcionario cada 29 habitantes y un empleado público cada 18. La verdad es que no es mucho, comparado con los países del entorno. La verdad es que los países menos desarrollados son los que tienen menos funcionarios por habitante, no al revés.

Hoy se ha hablado de televisiones de alta definición, la verdad es que nos han vendido unos televisores de alta definición que no servirán para ver la alta definición y nos venden unos canales de televisión que en realidad no son una verdadera alta definición.

Hoy se ha hablado de que las Universidades no tienen dinero. Y que un estudiante paga una media de 1.200 euros al año. Como si fuera mucho. En Londres hace unos días los estudiantes salieron a la calle porque quieren hacerles pagar hasta 10.500 euros. No es verdad que las Universidades españolas sean caras. Son demasiado baratas. Por eso, entre otras cosas, no tienen dinero.

Hoy se ha hablado de las medidas de seguridad en los aeropuertos. La verdad es que todos sabemos que son absurdas o como mínimo que es absurdo que se apliquen sólo en los aeropuertos. Quizá una industria, la del miedo, florezca. Nosotros simplemente lo aceptamos, descalzos, sin cinturones, cacheados o escaneados. Algunos no.

Hoy se ha hablado del rescate financiero de Irlanda, del Sáhara, de fútbol, de los Patrimonios de la Humanidad,  del paro y sus estadísticas, de contenidos digitales, qué sé yo...

Que a un político se le caliente la boca y diga una generalidad tipo "los andaluces no pagan impuestos" es una estupidez. ¿Verdades?, ¿calentones?, ¿tópicos?, ¿inexactitudes repetidas?, ¿distorsión de la realidad para confirmar lo que pensamos?, ¿directamente mentira, propaganda, manipulación como esencia del propio sistema?...

Estoy por pensar que la verdad jode. Como la muerte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…