jueves, 25 de noviembre de 2010

The Daily, la guerra y el periodismo profesional

Precisamente en momentos como éste, en el que más que una crisis económica parece que estemos viviendo una guerra financiera mundial, tiene más valor que nunca el periodismo de calidad, profesional e independiente (en la medida de lo posible). Por eso cualquier intento de sacar a la calle un nuevo medio que pretenda vivir de su audiencia y de sus anunciantes es más esperanzador que cualquier teoría sobre el periodismo ciudadano o sobre la información gratuita corriendo de mano en mano sin que nadie sea capaz de vivir de la labor de informar.

Hace una semana (en la entrada anterior a ésta sin ir más lejos) hablaba, no por primera vez, de la oportunidad que representa el iPad y soportes semejantes para un diario de micropago, bastante más parecido a un periódico convencional de lo que las posibilidades tecnológicas permiten, que centre sus esfuerzos en la mejora de los contenidos desde una perspectiva periodística, o sea, más y mejor información, no más colorines moviéndose por la pantalla, ni vídeos como una televisión, ni interactividad infinita como en la web donde hace falta voluntad de hierro para permanecer más de diez minutos en un mismo site sin saltar a otro y por tanto informarse con más detenimiento y profundidad que en ese interminable ojeo, surfeo o navegación.

Hoy ya se conoce el proyecto de Murdoch y Apple de lanzar el primer diario exclusivo para el iPad, al parecer a un precio de suscripción inferior al que yo proponía, sin duda porque su posible masa crítica de suscriptores es muy superior en el mercado anglosajón que en el español.

Murdoch no es un tipo que caiga simpático, es un "magnate de la prensa" y por tanto no gusta. Pero su intento de cobrar por la información en un entorno cerrado, supeditado en este caso a una empresa, Apple, que pone el quiosco, es también un intento por la supervivencia del periodismo profesional, ése que debería estar explicándonos, entre otras cosas, por qué la economía financiera destroza la economía productiva, por qué y cómo los mercados están tumbando a Estados y gobiernos democráticos.

De acuerdo, Murdoch no se va a convertir en el adalid de ningún periodismo nuevo, va a su negocio y, en efecto, en un "magnate". Pero si él lo consigue otros se animarán, incluso Apple tendrá competidores como el iPad ya tiene competidores incipientes. El caso es que el periodismo profesional subsista y cumpla con su tarea de contrapoder, de análisis, de denuncia.

Contraponer a The Daily que el usuario del siglo XXI ya no quiere periodismo del siglo XX queda bonito aunque poco original. Espero, además, que no sea cierto, porque por ahora no conocemos otro mejor.

2 comentarios:

  1. A mí también me parece una buena iniciativa porque, además de lo que argumentas, el trabajo no debe ser gratis. Y la prensa tradicional haría bien en empezar ya y de común acuerdo a cobrar, aunque sea poco, por acceder a determinados contenidos, sobre todo aquellos que, por su valor informativo, pueden superar el limitado tiempo de venta en el quiosco.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Estimado Antonio, no puedo estar más de acuerdo con tu reflexión. El soporte es quizás lo de menos (aunque los tradicionalistas nos resistimos lo que podemos), pero la información honesta y profesional es necesaria para continuar y entender las cosas desde el punto de vista independiente que es necesario para casi todo...

    ResponderEliminar

Mi Twitter

    follow me on Twitter