Ir al contenido principal

Países y empresas, algunas diferencias

Un país no puede reducir plantilla. Como mucho puede ir a la guerra, recortar gastos de sanidad o de seguridad ciudadana, incentivar la emigración, dificultar la natalidad...

Un país no puede variar de tamaño, salvo que reparta independencias o emprenda acciones imperialistas, lo inunden tsumanis o lo expanda el derrame de lava volcánica. Los países no pueden adaptar su dimensión física a la situación de mercado, no hay flexibilidad laboral que valga, ni despido libre (salvo la pena de muerte, claro), ni abre o cierra territorios como si fueran sucursales.

Un país no puede fijarse un objeto social, cumplirlo y liquidar si lo considera oportuno. No puede maximizar el beneficio ni la rentabilidad del accionista, no puede convertir a sus ciudadanos en simples clientes, ni siquiera en simples usuarios.

Un país no es una empresa, aunque pueda parecerlo. No lo es ni desde la perspectiva de planificación estratégica, ni desde la de los recursos humanos, ni los financieros. Quizá sea una realidad en crisis en medio de tanta economía global, puede incluso que haya que dejar de pensar en términos nacionales para hacerlo en términos planetarios. Pero aplicar la religión del management, el dogma del tipo de interés o el mandamiento de índice bursátil o el balance a la situación de un país es tan disparatado como cuadrar la cuenta emocional de pérdidas y ganancias de un ser humano. Quizá el FMI, la Reserva Federal o el Santander puedan. Yo no.

Comentarios

  1. Me encanta la ironía de este tipo de entradas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Un país tampoco puede cerrar por liquidación y derribo, aunque éste parece a punto de hacerlo.
    Saludos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…