viernes, 17 de abril de 2015

Y si su socio no es honrado...



Usted es honrado, pero detienen a su socio acusado de cualquier delito relacionado con corrupción, blanqueo, evasión de capitales. Su organización entra en crisis. ¿Qué puede hacer? Naturalmente, la "pena del telediario" no se puede evitar. Su clientela, proveedores, acreedores, personal, stakeholders en general (perdón por el término) le preguntarán con urgencia. Por no hablar de la prensa. Por no hablar de las redes sociales. El tiempo vuela y los nervios ayudan poco.

No importa demasiado que el detenido sea culpable o no. Usted ha confiado en él. Por lo que sabe hasta ahora, nada le hace sospechar. Está convencido personalmente de su inocencia. De no ser así, usted sería el primer decepcionado y uno de los máximos perjudicados. Y desde luego, entiende que la ley no admite excepciones. Esto es más o menos lo que dice el manual básico de gestión de crisis y cualquier directivo o político mínimamente experimentado debería saber salir razonablemente del paso.

Pero no alejará la sospecha salvo que la imagen esté públicamente muy reforzada. Habrá preguntas incómodas, indiscretas, incluso claramente impertinentes. Los abogados darán consejos legales y uno tendrá la sensación de estar andando por un campo de minas.

Lo único que realmente puede hacer es estar preparado. Cada organización debe valorar cuáles son los peligros, riesgos y contingencias a los que se puede enfrentar. Y armarse ante ellos. Con anterioridad suficiente. No acordándose de Santa Bárbara solo cuando truena.

¿Entra dentro de lo barajable en el mapa de riesgos que un ex vicepresidente económico del gobierno sea detenido?, ¿un banquero?, ¿un monje? En realidad, ¿quién no puede verse envuelto en una crisis semejante? Usted, que es honrado, pero nadie más. Si no puede invertir un poco en comunicación, por lo menos dedíquele un tiempo personal a pensar qué haría si un socio suyo fuera, salvando todas las distancias, Rodrigo Rato, Chaves, Pujol, Urdangarin... y, claro, no hubiera caído en la tentación de aprovecharse de ello.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi Twitter

    follow me on Twitter