miércoles, 15 de abril de 2015

Los blogs ya no están de moda


Pero qué haces volviendo a escribir en el blog. Si ya no están de moda. Ahora si no estás en las redes sociales no existes. Bueno, los blogs de moda sí. Si eres blogger hipster, también. O si has conseguido que tu blog sea como una revista, con varios redactores y fotógrafos, todavía valen. Pero todos sabemos que nadie está demasiado en el mismo sitio salvo que esté leyendo titulares estilo Twitter o en Facebook o microvídeos estilo Vine. Un blog te exige varios minutos de lectura seguida de un texto.

Aunque estadísticamente los blogs resisten, por primera vez disminuyen, al menos desde un punto de vista corporativo. Los comunicólogos rederos aseguran que deben ser sustituidos por el marketing de contenidos, lo que en el fondo sólo significa que alguien que escriba un blog tiene que hacer mucho más. Como siempre, por otro lado. La combinación "web-blog-redes sociales" es tan vieja como la existencia de las tres herramientas. Y el clásico reparto de papeles, equivalente a "empresa-casa-calle" sigue estando vigente. Y el blog-casa, donde uno hace casi lo que quiere sabiendo que pueden venir invitados y que hay vecinos, puede mantenerse como un rincón personal, como un domicilio refugio o como una casa donde se hacen constantes fiestas y con las puertas abiertas de par en par.


En cualquier caso, hay anfitrión y un poquito más de protocolo que en las calles-redes sociales. Pueden asaltar tu casa, aunque lo lógico es sentirse un poco más seguro que en la calle. En las redes sociales tampoco debería faltar la educación pero la calle es la calle, con barrios peligrosos, tipos que insultan al paso, policías dogmáticos aficionados, pandillas, activistas, algunos conducen como locos y una paloma te puede hacer una gracia en la cabeza... Claro que uno se mueve por zonas que cree seguras, donde todos se saludan y dicen gustarse. Se ponen sus mejores ropas y buscan constante conversación con conocidos sobre los temas de siempre: los hijos, las vacaciones, pues no te imaginas lo que vi, etc, etc.

En tu casa, la conversación es más sosegada. Y quizá no tenga que existir. Muchas personas viven más fuera que en su vivienda. Duermen y poco más. A veces son simples etapas de la vida.

Así que yo no me preocuparía demasiado. Los hay más profesionales, que usan su estrategia para vender o venderse. Los hay más personales, más extravertidos o más discretos. ¿Qué es lo correcto hoy en día? Ser uno mismo. Algo muy difícil de hacer, por cierto. Conocerse bien, entender por qué se está en la red: ¿por comercio?, ¿por evangelización?, ¿por compañía?, ¿por terapia?, ¿porque todo el mundo lo hace?... En realidad para casi nadie es un problema. Hasta que lo piensa: ¿sigo la moda? Aunque solo sea un poquito, claro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi Twitter

    follow me on Twitter