Ir al contenido principal

Ahora vuelvo

No es una disculpa, ni quiero hacer demasiada literatura de una cuestión personal. Pero hace dos años me dieron el alta tras una lesión medular provocada por un accidente de bicicleta. Sí, este blog ya había ido perdiendo actividad víctima del iPad, con el que es más fácil leer que escribir, que sustituyó en gran medida el portátil al que he estado pegado (en sus distintas versiones) desde hace 25 años. Al margen de ese detalle técnico, después del accidente me negué a redactar nada que no fuera un texto universitario, donde los fantasmas personales quedan guardados bajo siete llaves. Admito que lo echo de menos. El ejercicio diario de teclear sobre actualidad, sobre comunicación, sobre cualquier cosa que uno barrunte desviado por la mentalidad de periodista en la reserva es una gimnasia adictiva. Y si una sola persona lo lee ya es el paraíso.

Hoy vuelvo a escribir. Después de una entrada publicada hace más de dos años y medio sobre la maldad. Una entrada que durante este tiempo no ha dejado de estar de actualidad periódicamente. Por el copiloto de Lufthansa, por los decapitadores o por tantos otros malvados de ejércitos regulares o de hogares machistas. Qué más da. La maldad siempre devora nuestro desayuno a poco que abramos un diario.

Pero no vuelvo a escribir para repetir un mensaje. Más bien al contrario. Tras mi accidente estuve unos días tetrapléjico. Durante unas semanas viví la experiencia de la Unidad de Lesionados Medulares. Cuando a los cinco meses me reincorporé al trabajo me sentí agradecido, con cierto síndrome postraumático, con sentimiento culpa por haber tenido la suerte de recuperarme mientras mis compañeros de Unidad seguían en  sus sillas de ruedas. Como tantas otras personas que han vivido experiencias duras, volví a nacer, perdí el miedo a la muerte, tomé conciencia de mi vulnerabilidad, me enfado menos y me tomo todo menos en serio. Físicamente estoy casi como antes del accidente. Gracias a tanta gente. Y ayer monté en bicicleta.

No era la primera vez. De hecho me enfrenté a mis miedos a toda velocidad. En cuanto pude mantener el equilibrio, aunque el corazón me reventaba ante el peligro. Estaba orgulloso de ello. Pero ayer me monté tras unos meses de inactividad invernal casi casi como si no hubiera ocurrido nada. Me bajé de la bici encantado, había sido un paseo muy placentero. La noche me hizo la jugarreta.

Soñé que todo había sido un sueño. Perdónenme la vulgaridad. Lo diré de otra forma: soñé que todo lo ocurrido desde mi recuperación había sido un sueño. Y que yo seguía en mi "cama libro". Con la mandíbula colgando y respirando como un pez fuera del agua. Sin sentir nada de cuello para abajo. Me explicaban que seguía en el hospital y yo rompía a llorar.

Hoy el sol se filtraba con fuerza por la persiana de mi dormitorio. No había puesto el despertador. Abrí los ojos sobresaltado. No me atreví a mover nada más que los dedos de los pies. Como la primera vez que lo conseguí. Una pesadilla. No es para tanto. Pero la alegría ha sido tan brutal que puedo volver a la tecla. Hoy, qué tontería, un día importante. Íntimo. Venzo el pudor de usar una experiencia que han vivido millones de personas. Que seguramente siempre ha sido igual o muy parecida. O muchísimo peor, en realidad. Lo mío ha sido un simple pellizco de la vida. Ni siquiera una bofetada. No podía dejar la maldad como último mensaje. Soy el tipo más afortunado del mundo. Seguramente usted también, aunque a veces no lo crea. 

Pero basta de cuestiones personales. Esto parece un puñetero selfie. Con la cantidad de cosas interesantes que ocurren en el mundo. Sólo soy un simple periodista, no sé que hago hablando de mi mismo. Perdón. Y volvamos a darle a la tecla.

Comentarios

  1. Enhorabuena, Antonio, por tu recuperación y por la consciencia que te permite apreciar el privilegio de poder disfrutarla. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Algo muy digno de leer. Son palabras que podrían ayudar a muchos en situaciones similares, y nunca es malo expresar nuestros miedos, sino todo lo contrario, nos ayuda a superarlos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si esto puede ayudar a alguien me parece genial. Gracias Leticia.

      Eliminar
  3. Monica de Leon Sanjuan15 de abril de 2015, 11:40

    Este es mi primo! Un orgullo tenerte!

    ResponderEliminar
  4. Es un placer volver a leerte de nuevo. Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…