Ir al contenido principal

No sé por qué no compro

A pesar de que llevo más de 25 años delante de una pantalla de ordenador, no soy un nativo digital. Mis amigos más "de letras", de esos que siempre piden ayuda con el ordenata o que no quieren aprender nada demasiado nuevo, llevan años vacilándome sobre mis escasos niveles de lectura en papel, que ciertamente he reducido a tres o cuatro novelas al año y una docena de manuales y muy pocos artículos "científicos". El resto ha caído claramente del lado digital. Y desde el iPad, más aún porque estoy descubriendo el placer de las revistas y periódicos en versiones de "pdf enriquecido", muy poco enriquecido, por cierto. Pero aún estoy comprando poco, quizá estoy a punto de lanzarme, pero aún no. Y la verdad es que no sé por qué.

La aparición de Orbyt, el próximo lanzamiento de Kiosko y más, o iniciativas tipo Zinio (hay muchas más pero no quiero aburrir) están dirigidas a lectores como yo. Lectores que cuando están leyendo, incluso ojeando, no navegan. Leen. Cierto que podemos hacer click en un enlace, pero la acción dáctil que más repetimos es pasar hoja, movernos por la página. De modo que en principio un pdf enriquecido sería más que suficiente para un "inmigrante digital" aunque lleve inmigrado un cuarto de siglo.

Y sin embargo no compro. ¿Precio? Un diario, 0,80 €, ¿compraría si fuera a 20 céntimos? Una revista, 3€, ¿compraría si fuera mi Solomoto30 o mi Telva (es un decir) a 1€? Quizá no es ese el problema. Para mí, como opinión estrictamente personal, las ventajas de leer en el iPad compensan sus inconvenientes, como en el papel. No lo puedes llevar al gimnasio o a la playa, no lo puedes doblar, pero esas fotografías, esa ampliación del tamaño de letra, esa posibilidad de llevar el kiosco encima o docenas de revistas para un viaje dan por bien soportadas las molestias. Diría incluso hasta el precio. Aunque el iPad (o equivalente) debería bajar de precio. Y ayudaría que las promociones de los diarios y grupos de difusión apostasen más por el "regalo" de iPads en vez de coches Mercedes, apartamentos o coleccionables.

Pero ¿por qué no compro ya? No sé, una o dos revistas al mes, el periódico los fines de semana o a diario en el desayuno. Mi primera respuesta es siempre la misma: ya tengo suficiente información en la web. Sin embargo, a pesar de ello todavía compro algo de papel porque me gusta el diseño editorial, la tranquilidad de la lectura, el "objeto" material. Mi segunda respuesta es que soy un cutre. Cada vez que realizo un micropago, psicológicamente es como si pagase mucho más. Puedo dejar de propina un euro ¡pero un micropago de un euro me parece más dinero! Quizá es la inseguridad del pago con tarjeta ¿a estas alturas? O que el autocontrol de compra de impulso o capricho es mayor en un kiosco digital que en uno físico.

Hábito. Simplemente. Me tengo que acostumbrar, me digo a mí mismo. Y si eso me ocurre a mí, qué no le ocurrirá a las personas "normales". Lo malo es que la lentitud de los grupos editoriales no ayuda nada.

Por cierto, hoy, en esta esquina del mundo donde vivo, Galicia, cierra otro diario. En gallego. En papel. Sin edición para tableta. No le ha dado tiempo.

Comentarios

  1. Creo que no pertenezco a los "normales", pero desde hará cosa de un año cada vez compro más y más. La cuenta que hago es la siguiente: ¿A cuántos cafés invitaría gustosamente a quien se haya trabajado este producto? Y como muchas veces le quedo a deber alguno, compro.
    Eso sí, siempre y cuando el proceso de compra sea sumamente sencillo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno lo de los cafés. Siempre se ha dicho que un diario debe costar lo que un café, pero plantearlo como la invitación a quien se trabaja el producto me parece brillante. Tienes toda la razón. Otra razón para empezar a comprar con "normalidad".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…