Ir al contenido principal

Dudas de editores de periódicos

Los editores europeos no se llevan bien con el iPad. No me extraña. Lo que puede ser su penúltima esperanza se convierte en un verdadero quebradero de cabeza. Las dudas son muchas. ¿Cobrar o no?, y si es sí ¿cuánto?, ¿venta al número o suscripción?, ¿venta en lote con otras publicaciones?, ¿cambiar al quiosquero por Apple?, ¿prefieren hacer versiones para varias tiendas como la nueva de Yahoo, la de Google o BlueVia de Telefónica?, ¿tienen que ofrecer versiones para iPad, android, ereader... o se 'casan' sólo con una plataforma?, ¿buscan nuevos lectores o reconvierten a los que tienen?, dicho de otro modo ¿llevar lectores del papel a la pantalla o internautas interactivos y multimedia a la lectura sin tanta distracción?, ¿trasladan los ahorros de la impresión y distribución del papel a los lectores o a las redacciones?, ¿solo texto y fotografía o también vídeos y enlaces a la web y en especial a las redes sociales?, ¿diseño gráfico mejorado o animaciones y audio y todas cuantas cosas pueda añadir la tecnología?, ¿edición diaria o actualizada permanentemente?, y ¿a qué velocidad?, quiero decir, ¿cuándo empiezan a hacer la apuesta, cuando Apple les obligue, cuando las rotativas se vayan estropeando, cuando las entradas a su web vía tabletas sean diariamente 1.000; 10.000, 100.000? Y entonces ¿qué hacen?, ¿le regalan de golpe una tableta a todos sus suscriptores y se ahorran el reparto?, ¿se adelantan a la competencia o esperan a ver qué pasa?, y ¿qué deciden con la versión web?, ¿eliminarla, reducirla, rediseñar el planteamiento? Con el papel la cosa parece más clara: menos páginas, más color, menos rotativas por kilómetro cuadrado y así quizá hasta su desaparición o por lo menos una presencia muy limitada. Pero son costes hundidos y hay que ordeñarlos, como los barcos de vela y después los de vapor, o lo viejos hoteles, las barreras de entrada se han convertido en barreras de salida del negocio.

Decisiones difíciles de tomar. El sector es conservador y conoce como nadie el viejo aforismo: a los pioneros se los comen los indios. Aunque los rezagados no pueden pretender seguir viajando en diligencia.

Comentarios

  1. Es muy interesante la reflexión que planteas, y daría para un muuuuy largo debate. Pero la transició es inevitable. Como las mareas, o la luna llena: llegará.
    Quiero suponer que el factor diferencial será la convergencia de los dos públicos de los periódicos: los lectores amantes del papel y los "techies" hiperactualizados. De momento, los primeros son una amplia mayoría, los segundos son (somos) una minúscula porción (pero creciendo a ritmo exponencial). Cuando estemos igualados, el sector se pondrá las pilas.
    Pero quizás sea tarde, y sean empresas de otro sector (con tecnologías disruptivas, como el caso de Apple) se hagan con una posición dominante que deje moralmente tocados a los holdings mediáticos actuales.

    ResponderEliminar
  2. Me decían hace unos días que La Voz tiene 800 accesos diarios desde iPad. Les parecen pocos. Yo ya me lanzaría de cabeza.

    ResponderEliminar
  3. Mmmmm de qué se conocerán ustedes :))

    Saludetes a ambos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Antonia San Juan no es un hombre

Hay miles de cuestiones sobre las que no tengo opinión, sólo estómago. La identidad sexual es una de ellas. No sé qué pensar ante alguien que duda sobre quién es. Y me quedo desconcertado ante la realidad de que algunos hombres quieren ser mujer o viceversa. O ante el hecho de que a un hombre le atraigan los hombres, a una mujer las mujeres. No tener opinión no significa mucho. La mayoría de las cosas se aceptan, se observan, gustan o no, simplemente están. Si dudo sobre la identidad sexual de una persona, me siento inseguro, como con cualquier duda, pero lo acepto como algo que no es de mi incumbencia salvo, naturalmente, que tenga algún interés sexual en ella o sea un juez deportivo ante uno de esos extraños casos como el de la corredora surafricana Caster Semenya.
Pero no me quiero referir a la atleta sino a una actriz, Antonia San Juan, con la que comparto una homonimia razonable. Aunque escribamos nuestro apellido de forma diferente, ella separado y yo junto, y ella sea Antonia y …

Baby boom, generación Jones, X o Peter Pan

Al diario El País le encanta publicar reportajes de identificación generacional. Es un modo de describir a sus lectores, o al público objetivo al que le gusta dirigirse. Ayer le dedicó un buen espacio la llamada Generación X ahora rebautizada como Peter Pan.
Una generación la componen los padres; otra, los hijos; y otra, los nietos. Osea que debería haber diferencias entre ellas de al menos 20 o 25 años. Pero como los hermanos mayores suelen referirse a los pequeños como "de otra generación" e incluso lo creen los universitarios de cuarto curso respecto a los de primero, el marketing prefiere reducir la diferencia a apenas una década. Así que sociológicamente este tipo de reportajes suelen ser una memez donde lo que se identifica es, más que a una generación, un contexto económico al que se enfrentan los consumidores que comparten un determinado momento vital. Pero son divertidos. Y además sirven para autoreafirmarnos, para creernos diferentes pero a la vez igual a muchos otr…

Cambio horario: a quien madruga... le salen ojeras

Esta noche cambia el horario oficial. Decían que iba a ser el último, pero parece que la cosa se pospone. Llaman la atención las discusiones que provoca el asunto. Más si cabe en las zonas más orientales y occidentales del país, las más afectadas por el reloj respecto al sol. No importa la especialidad profesional del opinante, ya sea sociólogo o astrofísico, economista o sanitario, porque desde una perspectiva profesional todo el mundo admite la importancia del sol (los gallegos comen más tarde que los de Baleares si nos fiamos del reloj pero exactamente en el mismo momento solar). Lo que sí importa es que la persona que emite su opinión sea madrugador (alondra) o noctámbulo (búho), o feliz cumplidor de las normas sociales (sistémico) o empeñado en ensalzar la libertad individual (empático). Y sobre todo orgulloso de ser cualquiera de estas cosas.

Los husos horarios, esos que insisten en que Barcelona y Londres deberían tener la misma hora de reloj, son una arbitrariedad política que…